Subastarán diamante azul de 48 mdd en Hong Kong

Con un precio de salida de 48 millones de dólares, más que «El hombre de los dolores», la obra de Boticelli recientemente vendida, sale a subasta en abril en Hong Kong un raro diamante azul de 15,10 quilates y pureza y color únicos, anunció este miércoles la casa de remates Sotheby’s.

La presencia de boro en la formación del cristal ha dado la tonalidad azul a esta gema, catalogada como «Fancy Vivid Blue (azul intenso elegante)» por el Instituto de Gemología de Estados Unidos (GIA, por sus siglas en inglés), la máxima nota que puede obtener un diamante de este color, al alcance de solo el 0,5%.

Lo que la hace excepcional es su singularidad a tantos niveles: su tamaño, de más de 15 quilates; su azul vívido y la ausencia de impurezas en el interior», explica a la AFP Frank Everett, director de ventas del departamento de joyería de la casa de remates.

A ello se suma la pericia del tallado, «que es en sí un arte», agrega Everett.

Aunque decimos que es un milagro de la naturaleza, en realidad está domesticado o perfeccionado por el hombre» y sin eso, «no se puede obtener lo mejor de la piedra que es lo que se ve aquí», precisa.

Bautizado como «The De Beers Cullinan Blue», el diamante fue encontrado en abril de 2021 en la mina de Cullinan de la compañía minera en Sudáfrica, prácticamente la única que produce este tipo de cristales azulados.

Los potenciales compradores la pueden apreciar en la sede de Sotheby’s en Nueva York en el marco de una gira que la llevará a Londres, Dubái, Shanghái, Pekín, Shenzhen y Taipéi.

En pureza, solo puede compararse con «El diamante de Zoé», tallado en forma de pera y vendido por 32,6 millones de dólares (3,3 millones por quilate) y «Azul Luna de Josephine», una piedra de 12,03 quilates tallada en forma cuadrada, que se vendió por 48,5 millones (algo más de 4 millones por quilate), también por Sotheby’s.

En 2016 remató el llamado De Beers Millennium Jewel 4, una piedra ovalada también Fancy Vivid blue, por 31,8 millones de dólares.

En tamaño es más grande que el Oppenheimer Blue, de 14,62 quilates, que vendió Christie’s por 57,5 millones de dólares en mayo de 2016 en Ginebra y que sigue ostentando el récord absoluto pagado por un diamante azul.

La excepcionalidad natural de estas gemas lleva entusiasmando a los expertos desde hace siglos. Los primeros récords se remontan al siglo XVII cuando Jean Baptiste Tavernier vendió un diamante azul oscuro al rey Luis XIV de Francia, denominado el azul Tavernier antes de pasar a denominarse azul francés, que formó parte de la colección de joyas de la corona.

El precio de venta del «De Beers Cullinan Blue» supera a los 45 millones pagados el mes pasado por «El hombre de los dolores», del maestro italiano de la pintura Sandro Boticelli.