*Resultó que si, va por el INE del Pueblo

*Elevará su apuesta jugando a todo o nada

*La oposición no se dará un tiro en la sien

*Última línea entre democracia y dictadura

*Gobernador Monreal cierra los ojos

No esperó al once de abril, amanecer de la “posrevocación”, y ayer mismo esbozó su proyecto para los nuevos organismos electorales, movido por una vieja sentencia del Trife en su contra. Propone una solución muy a lo “amlo”; que el pueblo bueno y sabio elija de entre una treintena de candidatos seleccionados por los tres poderes de gobierno. Nada más democrático y plural que un votación abierta.

Siendo un presidente sin filtros, de narrativa rupestre pero inamovible y transparente en sus planes políticos –la opacidad administrativa es otro asunto- confirma las sospechas que muchos encontraban fuera de nuestra realidad política. Hoy sabemos inequívocamente que sueña con un “Ine-Trife del Pueblo”.

Ahí está la propuesta de partida, la esencia de su reforma electoral en la que no admitirá negociación. Está decidido a destruir los órganos electorales “antidemocráticos” del neoliberalismo para levantar sobre sus escombros los del pueblo, o morir en el intento. La contumacia con que impulsa la Reforma Eléctrica será de un conciliador nato, comparada con la que asumirá en socavar al INE.

Tengo confianza en que fracase. Lo he dicho antes, es un presidente en decadencia; uno es el López Obrador que llegó al poder sobre 30 millones de votos y la credibilidad a tope, otro el que transita hacia el final de su mandato con un partido cada vez más confrontado entre si, la oposición menos sensible a las invocaciones de la UIF y una sociedad que ya no toma por verdad absoluta toda palabra que sale de su boca. La corrupción en su entorno familiar lo tocó.

Desde una lógica política, su propuesta es una contradicción, para crear el “Ine-Trife del Pueblo” necesita de los partidos opositores y necesita crearlo para destruir esos mismos partidos. Es algo así como decir, ah, muy bien, dame tus votos para terminar con el instituto que garantiza tu existencia, emparejando el piso donde compites contra mi.

No veo cómo la oposición accedería a sus afanes. Ni siquiera nuestros queridos legisladores, diputados y senadores, siendo tan sensibles como lo son a las tentaciones del dinero fácil y temerosos del chantaje, accederían a dispararse en la sien. Vendrán, desde luego, los apretones del plata o plomo, tenemos que sacar esa iniciativa sin moverle ni una coma, pero confío en que resistan.

Están dando, hasta hoy, una prueba de resistencia con la Reforma Eléctrica. El PRI que jugaba a ganar tiempo para sus propósitos electorales –la gubernatura de Hidalgo- guarda distancia desde que advirtió la determinación del Imperio por frenar la Iniciativa. En Coahuila acaban de pronunciarse enfáticamente contra la revocación.

Sin embargo, en previsión de que la anodina clase política sea doblada por el poder presidencial, desenfrenado para entonces, los mexicanos comprometidos con la democracia debemos emprender una feroz y organizada defensa del INE, no porque sea el mejor o esté completo, por que es la última línea entre nuestra imperfecta democracia y el inicio de una dictadura cuyas consecuencias, de consolidarse, serían catastróficas para el país.

Podemos empezar la defensa ciudadana con un rotundo no a la farsa que le servirá como pretexto para su narrativa delirante contra el INE. Él sabe que la Revocación fracasará por escasa votación, pero sigue adelante por que la necesita para tres fines: satisfacer su narcicismo, agotar hasta el último recurso antes de abandonar definitivamente sus ambiciones continuistas y, donde dará la batalla, responsabilizar al INE del fracaso.

Una abstención en la farsa revocatoria es un voto a favor del INE y definición civil por la democracia. Éste aspirante a dictador tardío no es más grande que la voluntad de los mexicanos conscientes del país. No y mil veces no a la farsa revocatoria.

Rompeolas

David Monreal, mañoso gobernador de Zacatecas, responsabilizó a los medios de ser “promotores de las organizaciones criminales”, acusándolos de “difundir y promover las escenas de terror de la estrategia criminal”. Monreal, por cierto sospechoso de estar asociado a grupos criminales, se escuda en la fácil de muchos gobernantes incompetentes; responsabilizar a la prensa de una realidad que les desagrada y de la cual, por definición del cargo que ocupan, están obligados a enmendar. Publiquemos únicamente la parte bonita y, en su lógica, desaparecen los horrores. Se la pongo más fácil, que el gobernador cierre los ojos como el indio cuando hace sus necesidades fisiológicas en el arroyo, seguro de que al cerrarlos nadie lo ve. Esos son los gobernantes estrellas de la 4T.