0
393

Tengo dificultades para interpretar correctamente al Kike Valles político, a la persona lo conozco bien y creo entenderlo. Sobre todo me pregunto qué lo mueve hacia una campaña sin destino, aventura que pasa más por lo ridículo que por la seriedad. A veces pienso que le gana el protagonismo y paga por que lo renten. Sentirse importante es una debilidad de la condición humana.

¿Candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal? Y eso qué significa en una ciudad donde MC no llega ni a partido testimonial. Son contados quienes lo toman en serio, cero posibilidades de ganar, imposible crecer en un partido de vulgar mercader cuyo negocio regional es rentar las siglas al mejor postor. Negocios en la campaña cómo, a menos que reciba un bono por cada mil votos llevados a las urnas. ¿A que le tira Kike?, sinceramente no entiendo.

A Miguel Latorre vestido en guinda creo leerlo mejor. Tenía una promisoria carrera en el PAN, hasta que Javier Corral lo desechó por la imprudencia de hacer declaraciones contra Luz Estela Castro, vicegobernadora del quinquenio fallido. Maru Campos, entonces maciza aspirante al gobierno, decidió ignorarlo por que no supo definirse a tiempo. Pudo tomar partido en la disputa interna pero le faltaron reflejos y decisión.

Relegado mientras otros avanzaban, dejó el PAN y salió corriendo a refugiarse en Morena, esperanzado en reanudar su carrera política. Mala decisión, en Morena tampoco lo quieren y se lo han gritado a la cara. Si lo quisieran hubiese recibido la oferta de una diputación plurinominal en buen lugar, o apuntado en la planilla del Cabildo. Ni una ni otra, lo traen asoleado en colonias del populismo sin más apoyo que los buenos deseos y el “no te rajes, en cuanto gane la señora habrá para todos”.

Corral supo lo que hizo, le prometieron la Fiscalía Anticorrupción pero se amarró con la senaduría, llevándose de coleada una regiduría en el cabildo local para Miguel Riggs. En cambio Latorre bordea la periferia de la periferia en este régimen de voz y mando único, esperanzado en cobrar una factura al triunfo del populismo. Hijito, no cobrarás ni reintegro. Siempre me he preguntado cómo gente que parece inteligente pierde el sentido común, soñando despiertos con llegar al poder.

Otra explicación de su traición al PAN, son la pulsión de rencores contra sus compañeros, por haberlo desechado. Es una posibilidad, iba bien en el PAN, llegó a ser diputado y coordinador de la bancada en el Congreso local, hasta que súbitamente quedó atrapado en la disputa de Corral y Maru. Muchas veces los rencores producto de la frustración son más poderosos que la razón. Él sabrá, muy en su interior.

Ambos, Latorre y Valles, tendrán mañana su momento de fama en la presente campaña, durante el debate contra Marco Bonilla, amplio favorito en las apuestas. Por definición de partido y arrastrando rencores mal curados, Latorre llevará el debate hacia una narrativa altanera y confrontadora. Es lo menos que pueden pedirle a los nuevos devotos del tlatoani, necesitan afirmar su convicción de abyectos juramentados.

¿Que hará Valles?. Supongo que igual, le gusta parecer bravo. En ese caso ratificaría que MC es un partido esquirol, títere del régimen, como tantas veces lo han demostrado Dante, García y Máynez. Que aprovechen los reflectores, no volverán a tenerlos en lo que resta de campaña.

 

Rompeolas

 

Máynez sucumbirá, más temprano que tarde, a la exigencia ciudadana del voto útil. En su complicidad con el régimen jamás engañó, ni él ni el anciano mentecato vestido de naranja chillón, a la clase política ni a los analistas profesionales. Pero muchos ciudadanos de buena fe pudieron comprar la farsa de la propuesta joven. Con las declaraciones de Colosio se desencadenó una exigencia social pidiéndole a Máynez que muestre compromiso con la democracia, renunciando a una candidatura que no dará más de cinco puntos. Dudo que lo haga, López Obrador los tiene agarrados de los destos. Omito comentarios sobre el reto de alito desafiándolo a declinar, el mejor favor que puede hacer el impresentable presidente del PRI a la campaña de Xóchitl, es guardarse en su casa hasta el tres de junio.

 

……………….

 

Al fin llegó el cambio largamente esperado en el gabinete estatal. La oficina de Comunicación Social confirmó la renuncia de Sandra Gutiérrez, a la secretaría de Educación. La gobernadora Campos fue paciente con ella, pues hace rato Sandra se convirtió en parte del problema con las exigentes secciones magisteriales. Fue tanta su ineptitud en la relación con el sindicato, que Santiago de las Peña tuvo que rescatarla varias veces de sus tropiezos, sobre todo con Zendejas de la Octava. En su lugar designó a Hugo Gutiérrez, funcionario eficiente, discreto, comprometido con el cargo y muy ejecutivo. No es el clásico tirar piedras al caído y ensalzar al que llega, conozco a Hugo desde los tiempos de Barrio. Se de lo que hablo. Éxito y que no dejen caer Pensiones, Hugo había iniciado la compleja tarea de recuperar esa noble institución.

 

 

………………

 

Víctor Quintana pretende vender espejitos, pero predica en el desierto. Vino a decir que el gobierno de López Obrador destina nueve veces más presupuesto al campo, que el gobierno de Maru Campos. A quien pretende engañar, que se lo diga a los agricultores en su cara y hasta el diez de mayo le recuerdan. Este gobierno populista y autoritario canceló todos los programas institucionales del campo y encima quiso robarles el agua. Hay que ser muy cínico para declaraciones así.