Yihadistas ejecutan a 60 en Mosul: ONU

Ginebra— El grupo Estado Islámico (EI) ejecutó esta semana al menos a 60 civiles en la ciudad iraquí de Mosul y sus alrededores, acusando a 40 de ellos de “traición” y a los otros 20 de transmitir informaciones al ejército iraquí, informó ayer la ONU.

Estos “asesinatos” tuvieron lugar en diferentes momentos y lugares de Mosul, último bastión del EI en Irak, precisó una portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidos para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, en una rueda de prensa en Ginebra.

El martes, los yihadistas del EI “abatieron a 40 civiles en la ciudad de Mosul después de haberlos acusado de ‘traición y colaboración’ con las fuerzas iraquíes de seguridad”, explicó, sin citar sus fuentes.

Las víctimas, cuyos cuerpos fueron colgados de los postes eléctricos de Mosul, iban vestidas de naranja, con inscripciones en rojo donde se podía leer: “Traidores y agentes de las ISF” (acrónimo en inglés de las fuerzas iraquíes), según el Alto Comisionado.

Un habitante de Mosul, Abu Saif, consultado por la AFP, dijo que había visto entre 30 y 40 cadáveres, con las inscripciones “agente” y “traidor”.

El EI “reúne a personas en las calles de Mosul y las ejecuta en público, algunas por disparos, otras por decapitación”, añadió.

El martes por la noche, un hombre de 27 años fue ejecutado por disparos en el barrio de Bab al Jideed, en el centro de Mosul, por haber utilizado un teléfono celular, prohibido por el EI, según la ONU.

El miércoles, el EI “habría matado a 20 civiles en la base militar de Ghabat, en el norte de Mosul, por haber divulgado informaciones” a las fuerzas iraquíes, agregó Ravina Shamdasani.

Mientras la ONU no cesa de publicar estos últimos días detalles de las atrocidades cometidas por el EI en Irak, el Alto Comisionado Zeid Ra’ad Al Husein pidió el viernes que la Corte Penal Internacional (CPI) pueda intervenir.

Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) indicó ayer que el número de desplazados desde el inicio de la ofensiva contra Mosul el 17 de octubre se duplicó en una semana, hasta alcanzar las 47 mil 730 personas.