*Expectativas del II informe

*Atrás quedó el nefasto pasado

*César Jáuregui permanece

*Frustrado albazo de la Montiel

*El gran insultador exige disculpas

0
7

La gobernadora Campos llega a su segundo informe de gobierno, de resultados dice la publicidad oficial, con varios temas que presumir. Como siempre, el texto final es cuidado con esmero a fin de no reventarlo antes de tiempo, no obstante un repaso rápido de lo que ha sido el segundo año se puede inferir que finanzas, seguridad, desarrollo social y salud serán preponderantes.

Entre los anteriores destaco finanzas y seguridad, ejes sobre los cuales ha girado la administración en sus primeros dos años, sin los cuales hubiese sido complicado avanzar en otras materias de la administración. El mérito de tener resultados positivos en los dos rubros es encomiable, si tenemos en cuenta que recibió el gobierno quebrado y secuestrado por el crimen.

Por supuesto la violencia está presente en todo el territorio estatal, los asesinatos siguen en varias regiones, sobre todo en Juárez, y oleadas puntuales en la sierra. Es inocultable y eso seguirá en tanto el gobierno federal mantenga la criminal estrategia de los abrazos y no balazos. Los han dejado crecer tanto que ahora las fuerzas estatales son insuficientes para contenerlos.

Sin embargo la entidad mantiene niveles de crecimiento económico muy por arriba de la media nacional, la vida social se desarrolla con absoluta normalidad, los ciudadanos pueden ir con seguridad a los lugares turísticos de la sierra. Alguien podría decir, con razón, que no es ninguna gracia y aportar datos del control que ejercen grupos criminales en amplias franjas del estado. Si, pero nadie cuestionaría con objetividad la normalidad cotidiana, lo cual es de agradecerse dadas las condiciones prevalecientes en varios estados del país.

Esa frágil paz es refrescante, sólo vean Guerrero, Michocán, Chiapas y otros estados, recuerden los tiempos de la feroz guerra de Calderón, cuando la actividad económica se deprimió y la vida social quedó cancelada. Visto así es un mérito reconocible de la gobernadora Campos y del Fiscal Jáuregui, algo están haciendo bien en la gestión de la endémica crisis violenta.

En cuanto al tema de las finanzas, otro acierto. Maru recibió el gobierno quebrado, luego de dos administraciones desastrosas; la de César Duarte marcada por una corrupción incontenida y excesos de poder que alcanzaron toques de odiosos, y la de Javier Corral, pasada por negligencia, pereza y abandono de los deberes al punto que resulta difícil dar crédito.

Para como recibió las finanzas estatales y las ha ido enderezando poco a poco, con gran disciplina de Pepe Granillo, un discreto pero eficiente secretario de Hacienda, el logro es considerable. Sin aspavientos ni estridencias, Granillo se ha revelado como un excelente secretario de finanzas. El sábado es el informe, el análisis de un servidor queda para el domingo.

Rompeolas

Por inercia de la rumorología política, en diferentes mesas y pasillos del poder se ha comentado la posibilidad de que César Jáuregui renuncie a la Fiscalía General del Estado para ser apuntado en las listas de candidatos pluris al Congreso local. La política no es, va siendo, dice el impresentable de Dante Delgado, sin embargo considero que no hay tal, Jáuregui seguirá en la Fiscalía, pese a que la coordinación del Congreso sería un paso lógico en su carrera política, conoce bien el manejo parlamentario y se desenvuelve como pocos en política doméstica. Hasta el corte de hoy, va diez a cero a que permanece. Mañana será otro asunto.

……………….

Trascendió el motivo de la destemplada reacción de Juan Carlos Loera, candidato a senador y exrepresentante de López Obrador en la entidad, sobre la lista de candidatos a presidentes municipales anunciados por Morena. Fué un intento de albazo que urdió Ariadna Montiel, secretaria del Bienestar. Se trata de una lista apócrifa cuyos nombres apuntó la Montiel, algunos de los enlistados serán palomeados definitivamente, otros no. Pero destapes oficiales no hay hasta el momento.

………………..

Que Biden se disculpe pronto y en buenos términos, exige López Obrador, por la información de que recibió entre dos y cuatro millones de dólares del crimen organizado, para su campaña del 2006. No puede ser, dice, porque “el Presidente de México (o sea él) tiene autoridad moral y política. También tiene el monopolio del insulto y la infamia, por que puede desacreditar sin pruebas a cuanto adversario le planta cara, pero que a él y a sus hijos los traten como santos encarnados. Pues que espere sentado y alerta, en vez de disculpas recibirá un segundo coscorrón.