James Franco, Surfear le ha ayudado a superar adicciones

El actor conocido por romper convenciones ha estado haciendo muchos cambios en su vida personal, y ahora que con 39 años protagonizará una serie de HBO llamada The Deuce, se sentó con el escritor Edmund White para discutir sus nuevas aventuras y viejas adicciones, en una entrevista para la edición de septiembre de la revista Out.

«Tengo una personalidad muy adictiva. Cuando era un adolescente, superé ciertas adicciones y ahí fue cuando comencé a actuar, a la edad de 17. Realmente me concentré en eso, y se convirtió en todo, hasta el punto de que socializaba», confesó el actor. «Luego, después de unos 10 años, cuando tenía 27, me di cuenta, ‘Hombre, estoy tan deprimido’. En la superficie mi vida parece buena, tengo una carrera y todo, pero me siento aislado y solo».

La estrella de King Cobra dice que recientemente se ha dedicado a surfear como forma de terapia.

«Comencé un nuevo capítulo de mi vida. Era muy adicto al trabajo, y adicto a otras cosas —no a las sustancias, eso lo superé hace mucho tiempo— pero recientemente hice cambios en mi vida y esto es parte de mi terapia».

En la entrevista, Franco también contó sobre su show en HBO, que trata del oscuro mundo del porno y la prostitución en los 70s y 80s.

«Lo que nuestro show verdaderamente sigue es cómo las prostitutas callejeras necesitaron proxenetas para su protección y se volvieron dependientes de ellos. Contamos cómo eso se movió tras puertas cerradas, en los lugares de masajes, y cómo los proxenetas empezaron a ser obsoletos cuando las mujeres no necesitaron de la misma protección porque abandonaron las calles», dijo la estrella de Angie Tribeca.

Y continuó, «Luego, después de Garganta Profunda, la gente se mudó a Nueva York y eventualmente a Los Ángeles y a El Valle para ser actores en el mundo de la pornografía sin tener que pasar por la prostitución. Esa fue la segunda generación de gente actuando en películas pornográficas. O, como se dice elegantemente, siendo ‘modelos’ porno».

En la conversación, Franco se aseguró de darle crédito a su coestrella Maggie Gyllenhall por soportar las incómodas escenas sexuales que él dirigió.

«Tuve que dirigir escenas de sexo en The Deuce y… wao, fue interesante, debo decirlo. Maggie Gyllenhaal, además de ser una actriz increíble, es muy valiente y realmente tomó la batuta sobre cómo manejar las escenas de sexo y a ella misma, de verdad que dio la pauta para los demás», dijo. «Si no hubiese tenido a alguien como ella creo que hubiese sido realmente difícil poder hacer esas escenas, pero ella lo hizo fácil. No tiene miedo».