*“El partido (hegemónico) soy yo”

*¿Sepultado el batidero de jueces?

* Cinismo e impotencia de Durazo

Pasó un año pero al fin Yeidkol Polensky, remisa presidenta de Morena, presentó la solicitud oficial ante el INE en la que pide sea devuelto al erario el 75 por ciento de las prerrogativas que corresponde a su partido. Renunciar a tres cuartas partes del dinero al que legalmente tienen derecho parecería un caso ejemplar, un sincero e incuestionable gesto de austeridad. ¿Será?

Hay asegunes que dejan ver simulación y cinismo ¿Para que necesita Morena el dinero del INE si desde Palacio Nacional distribuyen miles y miles de millones de pesos a segmentos de la población con los cuales el nuevo régimen construye la plataforma electoral de Morena?. Puede renunciar al cien por ciento y seguiría con amplia ventaja sobe los partidos opositores.

La “generosa” iniciativa de Yeidkol es parte de un propósito superior contenido en la Iniciativa de Reforma Electoral, cuyos objetivos principales son reducir el cincuenta por ciento el financiamiento a los partidos y al organismo electoral, fijar fecha para la consulta sobre la “permanencia” del presidente y reducir a tres años el periodo de la presidencia del INE. En ese propósito trabaja Mario Delgado, coordinador de los diputados oficialistas.

Parecía que la Iniciativa había quedado pospuesta para el año que viene, a causa del rechazo de los partidos satélites –PT y Verde- pero en los últimos días ha retomado vuelo. Quieren sacarla antes de que termine el año, sin cambiarle una coma. Necesitan mostrar congruencia con el espíritu de austeridad que, desde Palacio Nacional, insufla el “Líder Amadísimo” al resto del país.

Tras el supuesto compromiso de austeridad, asoma el avieso propósito de restar fuerza a los partidos de oposición mientras el nuevo oficialismo de izquierda consolidan otro partido de estado, o mejor dicho, un movimiento de estado, pues el partido-movimiento es López Obrador. Que las fuerzas opositoras se trastornen por la falta de dinero, a los potenciales votantes del gran Tlatoani les sobrará dinero ¿Alguien dijo austeridad?.

Rompeolas

En cuanto recibió la noticia de que Genaro García Luna estaba detenido en Estados Unidos, Alfonso Durazo hizo un revelador pronunciamiento en sus redes: “Hay quienes voltean con aguerrida nostalgia hacia la “estrategia” de seguridad del pasado; la detención de hoy –Genaro García Luna- la ha reducido a la trágica protección del gobierno de Calderón al Cartel del Sinaloa. Este hecho refleja por si solo el desastre que heredamos en esa materia”. Avieso y ruin el oportunismo de Durazo; tiene la osadía de volver hasta el sexenio antepasado para evadir su responsabilidad con la seguridad del país. La gente no es taruga, hace mucho dejó de consumir esas patrañas. Si, la estrategia de Calderón contra el crimen fracasó estruendosamente y en buena medida seguimos sufriendo sus nefastas consecuencias, pero nadie ha pedido a Durazo que la retome. La exigencia ciudadana es que simplemente que haga uso de los vastos recursos del Estado para combatir a los carteles de la droga, en lugar de rendirse ante ellos como en Culiacán y como sucede en buena parte del territorio nacional. Su compromiso era terminar con el crimen en seis meses, ahora sabemos que mentía, pues su prioridad es evadir responsabilidades y repartir culpas como si todavía estuviesen gobernando los del PAN.

……………………

El consejero de la Judicatura, Joaquín Mesta Sotelo, es un abogado terco. Está empeñado en abrir el batidero que dejó Luz Estela Castro en la elección, a todas luces irregular, de medio centenar de Jueces y reponer el procedimiento. Ayer el Consejo de la Judicatura rechazó su petición, otra vez. Héctor Pablo González Villaseñor, presidente del Tribunal, debería detenerse a meditar en el tema y pensar que ese viciado proceso tarde o temprano será desvelado ¿Por qué mantenerlo archivado si a la vuelta de dos años otros tendrán la llave del archivero? Pensar en mañana sería buen propósito de año nuevo, el tiempo pasa volando.