‘WC inteligente’ llega a los aeropuertos

wc
Ir al servicio en un lugar público con mucha afluencia, como un aeropuerto, no suele ser, por lo general, una experiencia de gusto para el viajero: colas en la entrada, retretes sucios y malolientes, falta de papel o jabón… Las autoridades que gestionan los aeropuertos saben que la valoración media otorgada por los viajeros tendrá en consideración el estado de los baños, y ya no se trata de limpiarlos constantemente, sino de buscar un sistema optimizado. El aeropuerto estadounidense de Los Ángeles está llevando a cabo un proyecto piloto mediante el cual será un sistema tecnológico el que gestionará el control de la afluencia de usuarios de los servicios y automatizará su limpieza.
El gestor aeroportuario ha contado con las tecnológicas Infax y Tooshlights para crear, en fase de prueba, lo que ellos mismos describen como ‘WC inteligentes’. Estos servicios contarán con un sistema de conteo permanente y en tiempo real de usuarios gestionado mediante una programación que, en base a la experiencia y el histórico, activa la orden de limpieza de los baños públicos. El objetivo de este proyecto consiste en crear una gestión de la limpieza eficiente y basada en la necesidad real, y no en patrones establecidos, y por descontado, acabar con el dantesco espectáculo de un baño público en condiciones deplorables.
El proyecto piloto ha dado comienzo en uno de los baños de la Terminal 4 del mencionado aeropuerto y contará además con un sistema de iluminación inteligente proporcionado por la firma Tooshlights. Esta firma dotará de una hilera de luces ubicadas en la parte superior de la puerta de cada retrete que informará mediante un código de color (rojo o verde) si el servicio está libre u ocupado, como sucede en algunos estacionamientos públicos. Estas balizas evitarán la incomodidad de los usuarios de tener que ir probando puerta por puerta si el servicio está disponible o no. Los responsables de esta compañía aseguran que su producto ayudará a reducir las esperas y mejorar enormemente la experiencia de uso del servicio.
Infax, por su parte, proporciona el sistema de conteo de viajeros que, poco a poco, va alimentando una base de datos en la que se tienen en consideración múltiples factores como día, hora o el histórico de afluencia de pasajeros de la terminal. Con todos estos datos y mediante un programa informático, se lanza una alerta automatizada a los servicios de limpieza cuando se alcanza una de las marcas establecidas por el propio sistema.
Las autoridades del aeropuerto de Los Ángeles valorarán los resultados del proyecto piloto, para de esta manera, determinar si extienden la experiencia al resto de los baños de las terminales.