Los nuevos camaleones de colores de Madagascar

cama

Madagascar es conocida por ser una de las islas más grandes del mundo y por la gran diversidad de plantas y especies animales que posee, especialmente de reptiles y anfibios. En ella viven más de 420 especies de reptiles y, desde que los científicos comenzaron a investigar, en el siglo XVIII, su herpetofauna —anfibios que viven entre el agua y la tierra— han sido descubiertas 87 especies de camaleones. Pero, al parecer, los bosques que atraviesan la isla siguen albergando sorpresas. Una expedición llevada a cabo por investigadores de la Colección Zoológica de Múnich, una importante institución de investigación zoológica alemana, ha descubierto tres nuevas especies.

Según David Prötzel, estudiante de doctorado en la Universidad de Múnich y autor principal del estudio, los investigadores de esta institución llevan muchos años realizando expediciones a la isla: “Yo he ido tres veces, pero Frank Glaw [investigador y director de la sección de herpetología del instituto alemán] lleva trabajando allí treinta años, así que habrá hecho alrededor de treinta expediciones. Tardamos cuatro en encontrar los nuevos camaleones”.

Tras varios estudios filogénicos y morfológicos, los investigadores pudieron corroborar que ahora hay que añadir tres especies nuevas al grupo Calummauetzi, lefona y juliae, nombres con los que los científicos las han bautizado. Tras las pruebas, las nuevas especies han sido integradas al complejo Calumma boettgeri, en concreto al grupo Calumma nasutum, al que pertenecen unos camaleones caracterizados por su pequeño tamaño y por tener una nariz en forma de apéndice. Esta especie es un género de camaleones endémico de Madagascar, por lo que su exportación de la isla está prohibida, salvo por fines científicos.

Los camaleones, que han sido encontrados en partes distintas de Madagascar, destacan por ser de tamaño pequeño, pero el que más llama la atención es el Calumma uetzi. Según los científicos, la asombrosa coloración de esta especia hace que sea fácilmente distinguible de los demás y, además, la exposición de color de este camaleón aumenta cuando se encuentran dos especímenes de distinto sexo. Cuando esto ocurre, el macho trata de impresionar a la hembra con una estridente demostración de amarillo, violeta y rojo. Sin embargo, sus llamativos colores no siempre garantizan el éxito del ritual de apareamiento. Si la hembra no se encuentra receptiva responderá abriendo la boca y oscureciendo su piel.

El Calumma lefona, de color gris azulado con una línea lateral beige y larga cola, se ha descubierto en el norte. De este espécimen los investigadores destacan que tiene un gran agujero en la parte superior del cráneo sobre la que se extiende el cerebro, una característica que está presente en, al menos, otras seis especies de Calumma. Su función biológica todavía es desconocida para los investigadores, pero creen que pueden ayudar a la termorregulación de los reptiles.

La última especie, el Calumma juliae, de un color entre gris y beige con manchas marrones y azules, ha sido descubierto en un pequeño bosque, de apenas 15 hectáreas. Los científicos solo han podido encontrar un ejemplar hembra. Prötzel cuenta que volvieron a la zona para buscar más ejemplares de esta especie y, en concreto, algún macho, pero no tuvieron éxito. Este hecho puede estar provocado por un problema que destacan en su estudio: una imagen de Google Earth revela que, desde el descubrimiento de este animal, se ha destruido una parte significante del lugar en el que lo encontraron por culpa de la deforestación, algo que pone en inminente peligro a las especies.

Según el investigador, el gobierno de Madagascar ha declarado nuevos parques y reservas naturales en los últimos años, pero el problema sigue estando en la protección de los bosques. “He sido testigo muchas veces de talas de árboles y plantaciones de arroz dentro de las fronteras de parques nacionales”, declara Prötzel, y añade: “El problema de Madagascar, como en muchos otros lugares, es que la población aumenta muy rápido y necesitan más comida y leña para hacer fuego. Una solución podría ser atraer más turismo a este bello y seguro lugar para crear más puestos de trabajo”. Las medidas de protección de las áreas naturales son imprescindibles para el futuro de la biodiversidad única de la isla y para poder seguir haciendo descubrimientos como este.