El improbable éxito del videojuego más vendido de la historia

Minecraft lleva 10 años en el mercado y es uno de los videojuegos más jugados de la historia. Es de tipo sandbox, (no es lineal como un shooter, es decir, el usuario puede dirigirse hacia donde quiera, es un mundo abierto). Minecraft se basa en explorar y construir con un único objetivo: sobrevivir. Aunque los gráficos son bastante sencillos, se ha convertido en el videojuego más vendido de la historia con más de 176 millones de copias. “La sencillez de lo más básico, los cubos que se apilan de forma ordenada, no quita que se construyan obras que tardan años en completarse”, asegura Fernanda Delgado, directora de Xbox de Microsoft, la compañía que compró Mojang (el creador del juego) en 2014.

Hay dos modos de juego, el creativo, donde los jugadores tienen materiales ilimitados para construir cualquier cosa que imaginen, y la supervivencia, donde los gamers deben explorar el mundo y conseguir recursos para alimentarse, construir y defenderse. «También pueden jugar online con amigos y fijar sus propias reglas para después compartir sus obras con cualquier persona de todo el mundo”, añade Delgado.

Además, este verano Microsoft celebra el aniversario del videojuego con el lanzamiento de la versión beta de Minecraft Earth disponible para todos los usuarios registrados. Es un juego similar a Pokémon GO, en el que los clásicos personajes toman las calles a través de la realidad aumentada. Los desarrolladores del videojuego permiten que el usuario cree su propia ciudad y colabore con terceras personas para formar un universo desde cero.

Obsesionados con ‘legos’

El creador de Minecraft, Markus Persson, fue jugador antes de empresario. Estaba obsesionado con los bloques de construcción de lego desde que era un niño. Cuando tenía 7 años su padre compró un ordenador Commodore 128 y empezó a aprender programación de manera autodidacta. Con 8 años ya había creado su primer juego de aventura basado en texto. Fue un genio que nunca acabó el instituto. Trabajó para King.com, una empresa desarrolladora de videojuegos muy conocida por la creación de Candy Crush. Después se unió a la plantilla de Jalbum, un programa de posteo de fotografías.

Sin embargo, llevaba años pensando en un videojuego en el que crear fuese lo principal. Quería construir a sus anchas, sin ningún tipo de límite que impidiera dar rienda suelta a la imaginación. Como era un nostálgico de la estética retro, hizo su videojuego con grandes píxeles y construyó un sistema de bloques, (una propuesta muy arriesgada para 2009 ya que la tendencia de todos los videojuegos que tenían éxito era hiperrealista).

Persson colgó la versión alfa del juego (aún sin terminar) en un portal independiente de videojuegos. Basó su táctica comercial en el acceso temprano (ofrecía pagar por un juego no acabado a cambio de tener la exclusividad del juego). La estrategia le permitió acercarse a sus clientes. En ese momento comenzó a ser conocido como Notch, su alias en Twiter. Persson se involucró al máximo. Además de responder a las preguntas de los usuarios que planteaban en los foros, escuchaba a su audiencia e incluía en Minecraft las mejoras que la comunidad demandaba.

Minecraft Earth es un juego similar a Pokémon GO, en el que los clásicos personajes toman las calles a través de la realidad aumentada. Los desarrolladores del videojuego permiten que el usuario cree su propia ciudad y colabore con terceras personas para formar un universo desde cero.

Junto a su amigo Jakob Porsér formó Mojang, una empresa independiente de desarrollo de videojuegos. La pasión de Persson no era únicamente ganar dinero, o así lo veían los jugadores que sabían que además de empresario era gamer. Sentía pasión por su trabajo: en las redes sociales revelaba las novedades de Minecraft y promovía el fenómeno fan. Cualquier anuncio relacionado con el juego se volvía viral. No necesitó marketing o una agencia de publicidad. Además youtubers como Vegeta o Willyrex se grabaron jugando lo que le daba aún más visibilidad.

Para crear Minecraft no eran necesarios grandes y potentes ordenadores gracias a sus sencillos gráficos. Alrededor de 20 personas formaban parte del equipo de Persson. Sin embargo, en 2011 perdió a su padre y referente. Las ventas alcanzaron los 11 millones de copias en verano de 2011, pero Persson no quería continuar. En 2014 Microsoft compró Mojanj por 2.500 millones de dólares.

Las dos grandes mejoras de Minecraft desde que fue adquirido por el gigante tecnológico es la disponibilidad de plataformas para jugar y la creación de Minecraft: Education Edition, disponible desde 2016 con una cuenta de Office 365 educativa y la licencia del juego.

“La sencillez de lo más básico, los cubos que se apilan de forma ordenada, no quita que se construyan obras que tardan años en completarse”

La herramienta tiene aplicaciones puramente educativas, desde bloques específicos de física o química, donde se puede jugar con los elementos de la tabla periódica, hasta bloques para permitir la exportación de modelos 3D y creación de material como pizarras y personajes interactivos. La versión educativa de Minecraft ha celebrado la primera liga escolar este año en la que se han apuntado un total de 20 colegios de Canarias. “Los alumnos que utilizan Minecraft: Education Edition en su día a día para aprender contenidos curriculares están más motivados y, además, están desarrollando competencias del siglo XXI que serán demandadas por las empresas en un futuro: creatividad, resolución de problemas, trabajo en equipo o liderazgo”, asegura Fernanda Delgado, directora de Xbox.

Ahora Minecraft, cuenta con un equipo de más de 70 profesionales y el apoyo de terceros para desarrollar sus títulos en más de 15 plataformas. El videojuego está en constante cambio. “Cada mes se añaden opciones oficiales nuevas para los usuarios. Además, la comunidad es muy activa y se pueden ver nuevos mapas y creaciones prácticamente cada minuto”, concluye Delgado.