Transparenta la JMAS sus gastos de operación

La construcción de sistemas de agua potable y alcantarillado en zonas rurales, ampliación de la cobertura de servicios, mejora en la captación de agua y tratamiento de la misma, mayor transparencia en la licitación de obras y una reducción en los gastos de operación son algunas de las principales acciones de los primeros 100 días en la Junta Central de Agua y Saneamiento.

Se construyeron sistemas integrales de agua potable y alcantarillado sanitario, con 23 obras de infraestructura, en comunidades del medio rural y zonas de alta marginación en los municipios de Allende, Balleza, Urique, Buenaventura, Chínipas, Cuauhtémoc, Coyame, Guachochi, San Francisco de Conchos, Santa Isabel, Julimes, Manuel Benavides, Morelos y Nonoava. Además, se concretaron 6 obras más en zonas sin cobertura en Hidalgo del Parral, Aldama, Ascensión, Buenaventura y Cuauhtémoc.

Por primera vez se apoyó a familias indígenas con cosechas de agua en coordinación con un organismo no gubernamental buscando atender a los marginados del servicio. Así fue que se firmó un convenio en Tajirachi, municipio de Guachochi entre la JCAS y la asociación civil Centro de Acopio para la Tarahumara (CAPTAR) Así, dio inició el Programa de Captación de Agua de lluvia y Sistemas de Tratamiento Aguas Residuales para familias de escasos recursos, con el que se van a ejecutar 187 acciones de cosecha de agua en diversas comunidades indígenas de esa región con una inversión de 3.7 millones de pesos.

A fin de poner en marcha la elaboración de Plan Hídrico del Estado de Chihuahua y resolver los graves problemas de agua en el estado en el largo plazo, se inició la convocatoria para la participación de los diversos actores del desarrollo sustentable en el estado en materia de agua, en el cual se incluyó a las universidades, a los usuarios del agua en sus diversos usos, a organizaciones de productores, industriales, comerciantes y organismos operadores de los sistemas de agua potable y saneamiento, así como a los diversos ámbitos de gobierno. Se solicitó la asistencia técnica y recursos de la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (COCEF) para contar con asesores nacionales e internacionales en la elaboración del Plan Hídrico.

Se diseñó el proceso de planeación participativa que incluye una serie de foros regionales de participación multidisciplinaria para generar el plan, con apoyo de la COCEF en Nuevo Casas Grandes, Cuauhtémoc, Parral, Delicias, Ojinaga y Guachochi y así captar la problemática específica de cada región, además de realizar foros temáticos en Chihuahua y Ciudad Juárez para abordar aspectos de impacto estatal.

Adicionalmente, se suman esfuerzos con las organizaciones de la sociedad civil y con los propios beneficiarios lo cual reduce costos, tiene un impacto ambiental y mejora la salud de las comunidades y siempre con irrestricto respeto a su cultura.

Las licitaciones de obras y servicios del sector hídrico se realizan con mayor transparencia gracias a la participación activa de testigos sociales como la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) y el Instituto Chihuahuense de Transparencia y Acceso a la Información Pública (ICHITAIP).

En Ciudad Juárez se repusieron 600 metros del colector Zempoala que se había colapsado con una inversión de 20 millones de pesos. De igual forma, se concluyó la reposición de la red de alcantarillado en las colonias México 68 e Independencia con una inversión de 15 millones.

En Chihuahua se aumentó el agua de reúso en 50 litros por segundo conectando la Planta Tratadora Sur a la red.

En Cuauhtémoc se inició la rehabilitación de la planta de tratamiento de aguas residuales para evitar verter aguas contaminadas a los arroyos de la región con una inversión aproximada de 3 millones de pesos.

En Guachochi se iniciaron las pruebas para poner a trabajar la planta de tratamiento de aguas residuales que estaba sin funcionar para sanear la totalidad de las aguas en esa comunidad de la sierra.

Se procedió a la cancelación de vehículos asignados a personal directivo y se cancelaron los teléfonos celulares, a diferencia de lo que ocurría anteriormente con la asignación de tres vehículos sólo para uso del presidente de la JCAS.

Se redujeron en un 20 por ciento los gastos operativos para generar recursos en inversión de obra; en Juárez, se redujo el costo de adquisiciones en un 50 por ciento.

Cada junta municipal y rural de Agua y Saneamiento tiene ahora una planeación más específica en la cual se definieron metas y presupuestos en 2017 para mejorar eficiencia comercial y física, el aumento en las coberturas de agua potable, alcantarillado, saneamiento y reuso de agua, además de procesos administrativos y elaboración de proyectos para los siguientes años.

Fue necesario realizar ajustes en adquisiciones y administración de personal para reducir los gastos operativos de la JCAS, JMAS y JRAS, de tal manera que en el presupuesto de este año los gastos administrativos se reducen en 20 por ciento. Esto, junto con otras medidas administrativas permitirá contar con recursos de inversión para 2017 y destinarlos a  infraestructura prioritaria en áreas marginadas o sin cobertura, ya que la inversión federal se reduce a menos de la tercera parte.

En Ciudad Juárez se aplicaban descuentos mensuales por 18 millones de pesos, por lo cual se eliminaron los más injustificados y esa cantidad quedó en 10 millones, para un ahorro de 8 millones de pesos en el último mes registrado.

Anteriormente se gastaban 30 mil pesos mensuales en teléfonos celulares que, ahora ya cancelados, significó un ahorro de 90 mil pesos de octubre a diciembre de 2016.

En cuanto a gasolina la dependencia destinó, de enero a septiembre de 2016, cerca de 370 mil pesos al mes para sus vehículos; mientras que, octubre a diciembre, esa cantidad se redujo a 310 mil pesos, para un ahorro de 180 mil pesos en ese lapso de tiempo.