“No hay metano en Marte ni lo ha habido en los últimos 350 años”

El penúltimo fin de semana de junio, la agencia espacial norteamericana (NASA) informó de la detección, por parte el rover Curiosity (el laboratorio móvil situado en la superficie de Marte), de la «mayor cantidad de metano que se haya medido durante la misión«. El metano puede ser de origen orgánico o geológico. La primera hipótesis despertó el sueño de haber detectado indicios de vida en el planeta rojo. Sin embargo, el equipo del orbitador TGO de la misión ExoMars (de las agencias espaciales europea y rusa, ESA y Roscosmos) lo desmiente. “No hay metano en Marte ni lo ha habido en los últimos 350 años”, afirma el astrofísico español e integrante de este último equipo científico, José Juan López Moreno.

El Curiosity, el pasado fin de semana, según la NASA, informó haber detectado 21 partes de metano por mil millones de unidades por volumen, tres veces más de la cantidad supuestamente registrada durante una prueba en 2013. Sin embargo, poco después, los niveles disminuyeron a una parte por mil millones por volumen, parámetros normales que se detectan de forma habitual.

La propia agencia reconoce que el Curiosity carece de instrumentos para identificar el origen del metano y considera que el hallazgo fue un “penacho” transitorio que no se corresponde con ningún patrón que lo asocie con una fuente permanente de emisión.

«El misterio del metano continúa. Estamos más motivados que nunca para seguir midiendo y uniendo nuestros cerebros para descubrir cómo se comporta el metano en la atmósfera marciana», ha dicho Ashwin Vasavada, científico del proyecto Curiosity.

López Moreno discrepa y descarta que haya misterio sobre el metano en Marte porque sencillamente no hay ni lo ha habido, al menos, en más de tres siglos y medio. Lo avala su equipo en una investigación, publicada en Nature, en función de los datos de los equipos a bordo del TGO, denominados NOMAD y ACS y diseñados específicamente para medir la composición de la atmósfera de Marte y la distribución en altura de cada componente. Estos equipos, “con una precisión igual o mayor a la de los sistemas del Curiosity” y muy superior a los instrumentos a bordo de Mars Express, según el astrofísico español, orbitan desde 2018 el planeta rojo a 400 kilómetros de altura y no han detectado nunca concentraciones de metano superiores a 0,05 partes por mil millones.

“Estaría encantado de hallar metano en Marte. Y si fuera de origen biológico, mejor que mejor. Pero si lo hubiera habido en los últimos 350 años, estaría por todo el planeta y el NOMAD lo habría detectado. Ninguna de las mediciones del Curiosity es capaz de confirmar el origen del metano que dicen que ha registrado. Lo que han detectado las observaciones realizadas desde telescopios terrestres es una asimetría, una irregularidad que han interpretado como metano marciano. Pero las mediciones publicadas contradicen la física atmosférica más elemental ya que es imposible que solo esté concentrado en una zona”, advierte López Moreno.

El científico del equipo europeo y ruso cree que se puede tratar de un error en la lectura de la espectografía o que no hayan identificado que la fuente del gas sea el propio rover Curiosity, ya que puede concentrar hasta 1.000 veces más metano que el que pudiera existir en la atmósfera.

Uno de los hallazgos de la década

López Moreno defiende que la ausencia de metano en las observaciones realizadas por NOMAD y ACS a bordo de la nave Exomars es una de las noticias de la década en la exploración planetaria, de la misma relevancia que la falsa existencia de este gas.

El equipo europeo y ruso lo ha defendido en el artículo publicado en Nature el pasado abril, pero la coincidencia con la difusión de las primeras imágenes de un agujero negro ha hecho que pasara inadvertido.

“No detectamos ningún metano”, afirman los 43 científicos del equipo NOMADtras analizar los hemisferios de Marte en concentraciones de 0,05 partes por mil millones por volumen, una concentración entre 10 y 100 veces más baja que las reportadas, entre otras (las noticias sobre metano en el planeta rojo se suceden desde 2004), desde el cráter Gale. Ese hallazgo, según el grupo, se puede deber a “un proceso desconocido que pueda eliminar o secuestrar rápidamente el metano de la atmósfera inferior antes de que se propague”.

“El metano en Marte ha atraído mucho interés porque en la Tierra, la mayor parte del metano atmosférico tiene un origen biológico. Por lo tanto, el metano atmosférico de Marte podría insinuar una vida microbiana activa o la existencia de materia orgánica. Sin embargo, el metano también puede formarse abióticamente, por reacciones químicas a baja temperatura (por ejemplo, hidrogenación de CO2) o procesos magmáticos”, explica el equipo de NOMAD en Nature.

De existir una concentración significativa, además, no sería localizable en un único punto sino en cualquier parte del planeta. “En Marte, la capa límite atmosférica durante el día se caracteriza por movimientos convectivos intensos, que mezclan cualquier traza de gas, como el metano, de manera eficiente desde la superficie hasta la parte superior de la capa límite convectiva, generalmente de seis a 10 kilómetros de altura. Desde allí, la circulación global del viento transporta los gases horizontalmente y verticalmente alrededor del planeta. (…) Incluso en el caso extremadamente improbable de que el cráter Gale constituyera la única fuente de metano en Marte, las mediciones del Curiositydiscrepan de las del TGO”, explican los científicos.

La explicación para el hallazgo en este accidente marciano podría ser que el cráter Gale podría estar “lleno de CH4 (metano) de manera uniforme y constante hasta su borde más bajo (a unos dos kilómetros del areoid [superficie]” y que surge en algunos momentos propicios. Pero eso no explicaría las altas concentraciones de las que se ha informado. “Para mantener un nivel de metano 10 veces más alto que en cualquier otro lugar, el cráter Gale no solo debe ser la única fuente, sino que también debe evitar que su masa de aire se intercambie con la atmósfera global”.

“A menos que se descubra un mecanismo que pueda destruir o secuestrar rápidamente el metano y que sea compatible con nuestra amplia comprensión cuantitativa de la fotoquímica de Marte, todas las detecciones de metano reportadas hasta la fecha parecen ser inconsistentes con las mediciones actuales de TGO”, concluye la investigación. «Tenemos señales de alta precisión para el rastreo de vapor de agua en el rango en el que esperaríamos encontrar metano, pero solo podemos aportar un modesto límite superior que sugiere una ausencia global de metano en la atmósfera marciana”, ratifica Oleg Korablev, científico de la Academia de Ciencias de Rusia y principal investigador del instrumento ACS.