*Maru Campos, una victoria Épica

*Corral, momento de retroceder

*Ahora necesitan construir la unidad

*Primera gran derrota de Gustavo

Contra el gobernador de su partido, contra un acaudalado e influyente senador con licencia y ex presidente nacional del PAN, contra una campaña difamatoria, contra la dirigencia local de su partido, contra todo pronóstico de la clase política. Era un escenario adverso como pocos y sin embargo terminó la jornada interna con un triunfo indiscutido, amplio, categórico ¿Cómo pudo sobreponerse a todo y salir de la interna con la mano en alto? Sólo hay una razón; los panistas quieren ganar, están sinceramente preocupados por la posibilidad de que Morena se instale en Chihuahua y en Maru Campos vieron a la mejor alternativa para enfrentar la inminente amenaza.

Es paradójico, la base panista con escasa formación política y santones alejados de la vida pública leyeron mejor el complejo momento del estado, que Javier Corral y Gustavo Madero, dos experimentados políticos con larga trayectoria en la vida pública del país, no solo de Chihuahua. Con frecuencia he criticado al PAN, doña Tina, mi madre, que fue militante activa y votó en innumerables asambleas, en los últimos años de su vida solía renegar diciendo que “estos panistas ya están peor que los del PRI”.

En muchos sentidos tenía razón mi señora madre, sin embargo la presente elección demuestra que el espíritu democrático del PAN no estaba muerto, sólo atenuado. Este domingo despertó entregando a Maru Campos una de las victorias más importantes de los últimos años y lo hizo con la convicción de que sea su partido y ahora su candidata, quien detenga el avance de Morena en el norte del país. Bien por la base militante, no están alineados al poder, dieron un golpe sobre la mesa contra el autoritarismo de su propio gobernador, el mismo al que tantas veces entregaron su confianza y su voto.

Gustavo aceptó la derrota, con el habitual discurso de que las tendencias no le favorecen y se comprometió a respetar el resultado. Bien por él, sin embargo considero que le faltó generosidad para felicitar a Maru Campos. No está el momento para personalismos, en democracia se gana y se pierde, recuerdo la primera victoria de Madero en una interna del PAN. Le ganó la candidatura de presidente municipal a Memo Luján, de ahí su carrera creció hasta los cielos, llegando a ser jefe nacional del PAN ¿Por qué alguien que ha ganado tanto en política decide guardarse la felicitación? Ahí dejo la pregunta, quizás la haga mañana, una vez que haya rumiado la derrota.

Hasta el momento de redactar la presente entrega Javier Corral no se había pronunciado. Tanto habló previo a la interna que hoy su silencio extraña, un “bien por el Partido, felicito a los militantes del PAN, celebro que haya sido una jornada tranquila, el Partido sale favorecido”, no le quita absolutamente nada. Él tiene la obligación, como jefe político de Chihuahua y militante importantísimo del PAN, de contribuir al fortalecimiento de su partido, procurando la unidad. Tampoco le costaba nada felicitar a Maru y si quiere también a Madero, es parte de la civilidad política que debe prevalecer en vísperas de una campaña constitucional que pinta compleja y muy difícil, pese al impresentable candidato que postulará Morena. No van contra Loera, van contra el Poder de un presidente autoritario propuesto a ser el centro de las campañas.

Queda otra pregunta abierta. Maru Campos ha sido citada para declarar por supuestos actos de corrupción, en dos carpetas abiertas por la Fiscalía General. Las citas son para martes 26 y jueves 28 ¿Se atreverá un juez a vincularla a proceso tras el triunfo contundente que obtuvo este día? Sinceramente tengo mis dudas, primero por que, hasta donde ha trascendido, los elementos de prueba son débiles y el testigo estrella, Jaime Herrera, está seriamente cuestionado. Segundo por que nadie quiere aventarse un tiro así contra una posible gobernadora.

Javier debería abandonar su narrativa justiciera contra Maru, les ganó a la buena. Tiene una excelente salida para no verse lastimado en su orgullo de gobernador “campeón contra la corrupción”, sólo necesita declarar que la Fiscalía de su gobierno hizo todo lo que estuvo de su parte para presentarla ante la justicia y la presentaron, si lo jueces resuelven otra cosa pues es asunto del Poder Judicial. La Fiscalía cumplió con su obligación. Maru adquirió ayer otra estatura, es necesario que Javier y Gustavo entiendan esa parte, ambos son claves en la necesaria y urgente construcción de la unidad.

No esperé el resultado final, da igual el triunfo de Maru fue muy amplio. Recibí los primeros números preliminares a las tres de la tarde y cuarenta minutos: Maru Campos 3,820 votos contra 2271 de Gustavo Madero, una relación 60-40. Con una victoria así “ni quescutir” decía el “muerto” un tartamudo del barrio de las chivas al que se le dificultaba pronunciar la D. Tiene razón el “muerto”, ni que discutir, a la que agrego una clásica de Artemio; los votos no se califican, se cuentan”.