Gael García sin miedo a envejecer

Bajo la visión del director M. Night Shyamalan, el mexicano Gael García Bernal regresa a la cartelera cinematográfica para exponer lo breve de la existencia humana en la película Viejos, que se estrena este 22 de julio en las salas de cine del país.

El filme, adaptación al cine de la novela Sandcastle (Pierre Oscar Lévy y Frederik Peeters, 2010), es un thriller acerca de una familia que durante sus vacaciones en un paraíso tropical descubre que la playa apartada en la que decidió relajarse, los está haciendo envejecer rápidamente. Así lo expuso Gael García Bernal en entrevista con Excélsior.

Es una película que aborda una de las inquietudes más importantes de nuestra vida, que es el paso del tiempo, y lo repentino y trascendental que pueden ser una vida o una muerte.

Es quizá uno de los puntos de referencia más difíciles de poder perder en la existencia, cambiar el concepto del tiempo. Es algo que nos confronta inmediatamente, ¿qué pasaría, qué sucedería? La tesis de esta pregunta está puesta ahí, plasmada en la película”, afirmó vía Zoom.

Gael expuso que la película lo cuestionó acerca de su propia vejez; del paso del tiempo en su propia piel.

Naturalmente esa pregunta sucede todos los días. La pandemia fue un momento de confrontación fuerte con el paso del tiempo, pero la verdad es que la respuesta a esa inquietud es muy distinta cada segundo que pasa. El tiempo también hace lo suyo como para elaborar una respuesta.

Cuando uno es niño quiere crecer para poder experimentar y hacer ciertas cosas, pero a la vez uno quiere tener la libertad, la falta de responsabilidad de cuando se es niño. Y así, va cambiando constantemente. Siempre va bajo una contradicción.

Por un lado, es maravilloso cumplir años, crecer, haber experimentado muchas cosas, madurar. Por otro lado, es perder cierta flexibilidad física, cierto aguante. No tengo una respuesta contundente, pero evidentemente la película nos hizo cuestionarnos mucho acerca de esto y preguntárnoslo, como lo hizo la pandemia en sí para todos”, relató el tapatío de 42 años de edad.

Para Gael, padre de dos hijos y uno en camino, abordar la historia lo confrontó como actor, dada la transformación de su personaje.

El trabajo de la actuación siempre cuestiona cosas y la interpretación es cómo interpretar al personaje y preguntarse qué haría en tal situación. El paso del tiempo es algo que tenemos ya muy internalizado, como algo estandarizado que logramos atisbar acerca de la existencia y no nos damos cuenta que lo tenemos muy integrado, pero cuando esto cambia y se vuelve algo como el que los niños crecen muchísimo, evidentemente perdemos todo tipo de parámetros acerca de cómo reaccionaríamos. Es algo casi casi impensable.

Lo que pensé al hacer este personaje es cómo reaccionaría ante esta situación, cuál sería el shock, la forma y es lo que siempre nos preguntábamos haciendo la película. En nuestras vidas no podríamos ni siquiera plantearlo, porque es algo casi inconcebible”, dijo.

Con Viejos, el director indio M. Night Shyamalan aborda el inminente paso del tiempo y anota a su trayectoria una nueva historia en la que reina el misterio, tal como ha sucedido en sus anteriores títulos como El sexto sentido, El protegido, Señales, La aldea, La dama del agua, El fin de los tiempos,

El último maestro del aire, Después de la Tierra, Los huéspedes, Fragmentado y Glass.

Viejos es un thriller metafísico y me encanta, me fascina, porque apela a una especie de planteamiento clásico teatral. El teatro occidental griego, de alguna manera planteaba estos juegos: los dioses organizaban la vida de los seres humanos, jugaban con sus destinos. Esto es de alguna manera lo que sucede en la película.

Los personajes se preguntan ¿qué estamos haciendo aquí?, ¿qué estamos haciendo en la playa, por qué no podemos escapar? Me gusta, porque aunque se ve como algo metafísico y moderno, un juego de ciencia ficción, en realidad es algo muy clásico lo que está sucediendo ahí. Todos tenemos algo que decir al respecto y podemos interactuar con este género de una forma muy linda. Es un género que al cine le viene muy bien”, acotó.

García Bernal, quien dirigió películas como Déficit y Chicuarotes, señaló que el cine al final es construcción de tiempo, por lo que al crear una obra en torno al tiempo, la pantalla es un vehículo para manifestarlo.

El paso del tiempo es una especie de premisa muy abierta. Cuando M. Night Shyamalan, el director, empezó a organizar la película y adaptarla del cómic Sandcastle, y armó lo que quería contar, definió un poco el trayecto que íbamos a llevar y cómo íbamos a abordar esta discusión filosófica.

La edición nos habrá ayudado para saber que tomamos las decisiones correctas. Espero que la película logre inspirar y provocar esa inquietud en el público también. Night es una persona que maneja muy bien el lenguaje cinematográfico, lo tiene muy incorporado y juega con esas ideas, se atreve a pruebas muy complicadas”, concluyó.