Coldplay, amor eterno desde México

Cada vez que Coldplay se presenta en México, casi siempre en la primavera, se vuelve una bocanada gigante de aire fresco y felicidad. Sus shows están llenos de color, música y, ahora, conciencia ecológica. La primera fecha, de cuatro que agotaron en la capital mexicana, se definió por esa sensación de complicidad con una de las bandas inglesas que logró reunir 65 mil personas en el Foro Sol.

Como preámbulo del show se proyectaron videos en los que se concientiza al público para tomar acciones en favor del medio ambiente.

Diez minutos después de las nueve de la noche, y con la música de la cinta E.T, El extraterrestre, fue como la banda llegó al escenario del Foro Sol para reencontrarse con sus fans mexicanos en medio de un baño de luz roja emitido por las pulseras que cada uno de los asistentes usaban, volviéndolos parte de Higher Power, el primer sencillo del disco, canción con la cual iniciaron la velada de la gira internacional  Music of The Spheres.

Tres esferas que flotaban sobre el escenario y se iluminaban con diferentes gráficos hacían honor al nombre de la gira que trajo a Coldplay de regreso a México y fue con Adventure of a Lifetime que Chris Martin volvió loco a su público. “Bienvenidos, bienvenidos, abajo, abajo”, pidió en español el vocalista a su público para estallar en un salto de música, emoción y felicidad.

Chris tomó su piano y con una lluvia de luces de colores llevó al público al paraíso con Paradise. “Hola, amigos, vamos a cantar juntos”, dijo Martin en español, invitando a sus fans a interpretar Charlie Brown con ellos en una sola voz, mientras no le daba tregua a su guitarra.

Coldplay dominaba el tiempo de presencia en sus pantallas, pero el protagonista de la noche era el público que con The Scientist desgarró su voz mientras los celulares guardaban el momento para la posteridad. “Lo siento por mi español, como siempre. Estamos agradecidos por estar con ustedes. Vamos a cantar juntos, por favor”.

La energía del público era aprovechada por la producción para utilizarla sobre el escenario como una de las medidas ecológicas del concierto y de la gira completa.

Además, parte de la sustentabilidad de la gira consta en que por cada boleto vendido se va a plantar un árbol, no sólo en México, sino en todos los países por donde  se presenten. Hasta el momento del anuncio de la gira se habían vendido dos millones 600 mil boletos, lo que se traduce en más de dos millones de árboles a plantar.

También, a diferencia de otros eventos donde la cerveza se vende en vasos de plástico con el recuerdo de la gira, en esta gira las cervezas y refrescos se sirvieron en vasos de papel reciclable.

Portando la bandera de México, arrancaron con Viva la Vida, la cual interrumpieron un momento por un problema técnico.

Hymn for the Weekend y Let Somebody Go, que originalmente canta con Selena Gomez, hizo que Coldplay conectara de cerca con el público.

Fue Amor eterno, de Juan Gabriel, el tema que marcó la velada y con el que se aprovechó para mandar un mensaje de amor al mundo.

En A Sky Full of Stars pidió al público que no grabarán y disfrutarán.

Con In My Place arrebató la voz de miles de personas, pero Yellow tiñó de amarillo el Foro Sol.

Human HeartPeople of the Pride y Clocks fueron los temas que completaron el set de la velada.