*Corral vs Peña; no hay tregua

* ¿Asesinatos por razones políticas?

* Lucha Castro saltando en un pié

* Una regular para César Jáuregui

* Pablo González hace consensos

froylan-columnista

En su confrontación contra Peña Nieto, Javier Corral no da espacio a treguas, ahora carga sin mirarse en el espejo declarando que la Suprema Corte de Justicia está sujeta al Poder Ejecutivo, es decir al presidente. En términos de barrio, Peña podría responder ¿Y tu que horas traes? Con el regustillo de agregar: Salúdame al presidente “florero” y a la consejera empoderada”.

Las declaraciones del gobernador sobre la disputa por Alejandro Gutiérrez, motivaron abultadas respuestas de la Corte y gobernación, ambas en el único sentido lógico; negar la intromisión. Gobernación ponderando, además, que las sentencias de la Corte evidencian la invasión de poderes en Chihuahua.

Hay que tener un sentido muy desarrollado de autoestima –muchos la llaman soberbia- para señalar que Peña presiona a la Corte, siendo que en Chihuahua el Poder Judicial, el Congreso y los organismos autónomos –Transparencia- han sido sometido por el Ejecutivo hasta el sobajamiento. Apunta hacia Peña diciendo que está manchado, mientras su dedo escurre lodo.

Si, desde luego Peña influye de manera determinante en la Corte y si usted quiere la tiene a su servicio, como siempre en este país, pero Corral no sólo influye, la manipula, sobaja, reduce convirtiendo a magistrados y consejeros de la judicatura en apéndices de su gabinete.

En este choque no hay punto de retorno, Corral está convencido que va contra un régimen en su ocaso, desacreditado y en su punto más vulnerable, tomándolo por adversario favorito para conseguir los reflectores nacionales necesarios para brillar fuera de “la aldea”.

Su cálculo político es razonado e inteligente, interpreta bien el momento pues apuesta por que Meade pierda y desbarranque al PRI, lo ha dicho en público. En esa derrota se alzaría como uno de los actores políticos más importantes del país, construyendo la plataforma que le permita perfilarse hacia la elección 2024.

El suyo es un riesgo calculado, sabe que sólo necesita resistir los embates de la Federación hasta el uno de diciembre, fecha en que a su ver Peña deberá dejar el poder a López Obrador o Anaya, pero nunca a Meade. ¿Y si gana el candidato priista? El resultado lo tiene sin cuidado, ya cruzó el Rubicon y sabe que la suerte está echada.

En ese constante cargar contra la Federación, ayer insinuó que los atentados contra sus escoltas y los del fiscal, así como las muertes de los dos policías en la carretera a Aldama y otros hechos violentos del pasado, podrían tener una explicación política.

Al establecer una relación directa de las muertes violentas con los maxijuicios,

siembra la duda de que podrían ser Peña o Beltrones los últimos responsables de esos hechos:  “Siempre que tenemos problemas con la Federación, en la Operación Justicia para Chihuahua, siempre que hay momento de tensión, se nos suscita un hecho violento, incluso cuando hacemos detenciones importantes en el estado, en materia de anticorrupción, se nos han venido eventos violentos masivos”.

Sólo una detención realmente importante han hecho, la de Alejandro Gutiérrez ¿Es la Coneja, Beltrones o Los pinos quienes suscitan esos eventos violentos masivos? Que grave la declaración de Corral ¿Tanto así? ¿También la Federación ordena los asesinatos? Hay nanita y esperen a lo que falta.

El domingo es día de calle, para ese día en gobierno tienen programada la segunda asamblea informativa, en la Plaza del Ángel. Otra bofetada para Peña, seguro anunciará Corral las nuevas acciones revindicadoras de la dignidad chihuahuense ¿segunda versión de la marcha? Por qué no.

¿Y las tareas de gobierno? ¿Cuáles? ¿Hay tareas más allá de la confrontación y los maxijuicios? ¿Quién dijo? Los nuevos empoderados están concentrados en acabar con el régimen y mantener a la Coneja en Chihuahua, en consecuencia salud, educación, transporte y seguridad pueden esperar.

En esa guerra sin espacio para la tregua, el juez de control que se resiste a entregar al detenido en disputa podría entrar en desacato y como están las cosas no sería de extrañar verlo convertido en la primera víctima colateral. Aguas, es un tema de lo más vigente, a la Corte no puede decírsele espérame tantito.

Subordinada y todo, ayer la Corte dio una parcial victoria al gobierno local. Faltó un voto para desmontar el Consejo, votación que dejó a Luz Estela Castro bailando en un pié. Fueron meses de zozobra, inquietud y angustia ante la posibilidad de perder la consejería, que la votación de ayer debió parecer a Lucha un refrescante baño al inicio de ésta temporada calurosa.

Se veía fuera de la Judicatura, pero el ministro Cossio votó contra la resolución de anular el Consejo y eso dejó la sentencia de la Corte sin carácter vinculante. Se salva Lucha por un voto, cierto, pero la observación de que el Legislativo y el Ejecutivo invadieron facultades del poder Judicial quedó firme.

Con esta resolución el consejo queda intocado, aunque le restan facultades que nunca debieron quitarle al Pleno y otras francamente absurdas, como esa de que sus recomendaciones son inapelables. Se pusieron a nivel de la Corte, los señores consejeros.

Como evidentemente es una victoria, parcial y pírrica, pero al fin para el gobierno, habría que darle una estrellita de cartón a César Jáuregui, cabildero principal ante los ministros. Ganó una “regular”, pues –como se dijo antes- la sentencia es contra el Congreso y el Ejecutivo. De la quemada no se salvaron.

Sólo falta que, envalentonado, Corral decida dejar a Julio Cesar Jiménez Castro en la presidencia del Pleno, así ni Pleno ni Consejo sufriría ninguna modificación, a pesar de las dos sentencias adversas.

Pero si en realidad quiere empezar a restituir la credibilidad del Tribunal, debería permitir la elección de Pablo González, probablemente el único magistrado de Chihuahua con reconocimiento nacional y sin duda uno de los mejor preparados académicamente.

Es bien visto por la mayoría, por eso ha conseguido consensos importantes para su elección, que podría ser hoy. En la reunión del pasado domingo asistieron 27 de los 30 magistrados y entre los que faltaron estaban Jiménez Castro y Juan Rodríguez Zubiate, otros dos que la buscan.

Con ésta elección el Supremo Tribunal de Justicia estará en orden, por primera vez desde la oxigenación. Claro, con el detalle de la consejera empoderada, quien seguirá mandando como si estuviese en su casa. Muchos días de éstos y que le aproveche.