*Misael Máynez, abyección

*Exhibidos Meraz y Zapata

* Bonilla, la guerra viene

* Vacaciones a la WEBA

La sentencia contra el PES exhibió la inmundicia que subyace al interior del sistema electoral mexicano, de la que Chihuahua es generosa copartícipe. En un atropello contra los electores y pisoteando las leyes, el Instituto Estatal Electoral resolvió acreditar de registro local al Partido Encuentro Social, apoyado en el sofisma de que obtuvo el tres por ciento de los votos en la elección de síndicos. Los magistrados del Tribunal Electoral local dictaminaron a su favor, sin lógica jurídica creíble.

Otros partidos –PRI, Verde y MC, PT- se inconformaron y llevaron el caso a la sala regional de Guadalajara, seguros de que tirarían la resolución local sin dificultad. Así sucedió, la Sala Regional se pronunció ayer y encontró que tanto el IEE de Arturo Meraz como el TEE de Yuri Zapata invocaron dicho criterio desapegados a la Constitución.

¿Porqué Meraz y Zapata firmaron una resolución carente del más elemental sustento jurídico? Conociendo los usos y costumbres de la política mexicana, ensayados a plenitud en los organismos electorales, la única respuesta es que “no aguantaron un cañonazo de cincuenta mil pesos”, dicho metafóricamente recordando la histórica frase de Álvaro Obregón contra los generales mexicanos corruptos. Tarugos no son, les gusta el dinero entregado en la trastienda. Por lo visto.

Su obsequiosidad, también siguiendo la inmunda tradición, con el gobernador Javier Corral los descalifica como juzgadores confiables, en el caso de los magistrados, y a los consejeros como ciudadanos comprometidos con las leyes y la democracia. Su conducta, al menos en éste caso, fue la de funcionarios serviles, de cabeza agachada. Y encima ingenuos. Hijitos ¿¡¡¡¡¡ Cómo pudieron pensar que no les tirarían su treta!!!!!!? De que los hay, los hay.

Si magistrados y consejeros quedan exhibidos y expuestos ante la opinión publica como funcionarios acomodados al maiceo y prestos al “si señor”, cuando se trata de obedecer líneas de Palacio, el diputado juarito Misael Máynez termina, o terminará muy pronto, destrozado, convertido en desecho político.

Asaltó por las malas la presidencia estatal de un partido sin futuro, el PES en comento, cuyo registro pendía de un hilo, demostrando su bajeza política y haciendo ver que, con tal de aumentar valor a su voto, es capaz de cualquier abyección.

Artemio Iglesias decía que algunos usan la cuerda para darse vuelo y otros se ahorcan con ella. Misael es de los segundos, siendo un oscuro juarito sin trayectoria política, en cuanto tuvo la primer oportunidad de brillar en un Congreso sin mayorías estables, se avino a los dictados del gobierno contra el que debería ser opositor, por definición.

Que les aproveche por que se acaba pronto. En Máynez embona sin fricciones el dicho aplicable a los diputados; “el fuero dura tres años y la vergüenza toda la vida”. En su caso serán cinco, que por  cierto avanzan pronto, ¿Quién, entre sus antiguos aliados o compañeros de partido, dará la cara o meterá sus manos al fuego por él?.

Rompeolas

Olga Sánchez Cordero había permanecida ausente de la disputa pública en el caso de Baja California, donde los diputados del PAN, PRI, PRD y Morena regalaron tres años más de gobierno a Jaime Bonilla, atropellando todas las leyes y pisoteando la voluntad de los electores. Ayer la funcionaria salió con que la decisión es inconstitucional, a su entender de ministra en retiro, pero como secretaria de gobernación debe respetar la soberanía del Congreso local. También ayer habló López Obrador y responsabilizó al PAN del atraco y, lo suyo, pretendió descalificar a los que se oponen. No hay duda, Baja California es un ensayo reeleccionista. Cualquier mexicano comprometido con la democracia y el desarrollo del país tiene la obligación moral de oponerse a dicho albazo. Hoy es Baja California, de permanecer ajenos mañana será el Gobierno Federal, otros seis años al Líder Supremo.

…………………..

La Weba hace un paréntesis, estará e regreso el 30 de julio. Feliz Verano a todos sus lectores.