*LeBaron ¿Los 43 de AMLO?

* Han visto sus pies de barro

López Obrador es el único Jefe de Estado Latinoamericano que al primer año de gobierno conserva porcentajes de aceptación por encima del 50 por ciento. Es difícil explicar que dos de cada tres mexicanos aprueben su gobierno, mientras la economía está en recesión, la violencia como nunca desde la Revolución y el desempleo creciendo. Excepcionalmente poderoso su blindaje social.

En las mediciones posteriores al fracaso del operativo en Culiacán, para detener a Ovidio Guzmán, mantuvo casi inalterados sus niveles de aprobación y después soportó con éxito el primer impacto de la espantosa matanza de las familias LeBarón.

Las secuelas de aquella masacre, sin embargo, empiezan a transitar caminos inconvenientes para el presidente. Cuatro datos: La marcha ciudadana del domingo, espectacular; la perpetua amenaza intervencionista del Imperio, son ciudadanos norteamericanos; la dimensión informativa, es de interés internacional; y la más importante, los mormones no temen al presidente, han visto sus pies de barro.

Entrevistado ayer por Ciro Gómez Leyva, Julián LeBaron hizo una declaración que no ha sido bien dimensionada: “Tengo amigos en Jamos que me hablaron y me comentaron que se llevaron a los chavos que son inocentes. Yo los conozco, no tengo una amistad larga pero si los conozco, uno de ellos es el comisariado ejidal. Es lo que dicen ellos, que son inocentes y nosotros estamos diciendo que estaremos con ellos si son inocentes. Somos enemigos mortales de la sospecha por que es lo que nos tiene donde estamos”.

Agregaron el no puede haber tortura ni chivos expiatorios y el usual no deben pagar justos por pecadores, sin olvidar mencionar que las investigaciones necesitan transparencia. La sola sospecha en boca de los LeBaron es para intranquilizar a la Fiscalía General de la República y a la Secretaría de Gobernación, si están sinceramente comprometidos con la justicia.

¿Son los LeBaron el Ayotzinapa, los 43, de López Obrador? Hasta hoy ha podido sortear la crisis evitando los errores de Peña Nieto, que no valoró la magnitud del escándalo tras la desaparición de los normalistas y nunca se ocupó personalmente de las familias, evitando hasta donde pudo tocar el tema en público.

Pero si, como aseguran los pobladores de Janos –el domingo tomaron la carretera en protesta por su detención- los inculpados son “chavos inocentes”, el gobierno de López Obrador entrará en crisis de credibilidad de la que no escapará sin pagar un alto precio, por más solido que sea su blindaje social.

No son los deseos de un fifí conservador, se trata de una simple observación basada en el particular entorno de la masacre. Recordemos que siguen vigentes las amenaza del gobierno de Trump en cuanto a declarar terroristas a los carteles de la droga, con todas las implicaciones políticas, sociales, económicas, diplomáticas, electorales y legales que conlleva.

Lo que soporta el blindaje social del presidente es su credibilidad, la gente común toma por verdad absoluta cada palabra que sale de su boca y, sin pensarlo, justifica cualquier desaciertos. Bien, en cuanto a la matanza de la Mora, los LeBaron tienen la prerrogativa de la verdad. ¿Qué tal si deciden “hacer” inocentes los tres detenidos?.

Ya podrá imaginarse, otras vez las amenazas de Trump -más osadas en la mediada que se acercan sus tiempos electorales- sobre el narcoterrorismo, la campaña internacional contra el gobierno mexicano por sembrar culpables y la estridencia doméstica.

Si, los Lebarón podrían terminar siendo los 43 de López Obrador y por vez primera no está en el presidente sofocar la crisis. Donde menos esperaba encontró un rival digno, alguien que puede arrebatarle el monopolio de la verdad, levantarle las enaguas y exhibir sus impudicias.Comprende su momento de precariedad, por eso los recibió el lunes acompañado del gabinete de Seguridad y prometió viajar los primeros días de enero a Bavispe, olvidado pueblo de Sonora, para una segunda entrevista. Necesita tenerlos satisfechos o el andamiaje de naipes que construye buscando justicia, rodará en segundos a sus pies, dando espacio al descrédito social del que teme como niño asustadizo al silencio de la oscuridad sin sus padres.