*Maru no se quita; denuncia persecución

*Olson, instrumento del acoso político

* Irracional afán autodestructivo de Corral

* Memo Márquez insiste en tirar a Omar

* Ausencia de certeza en medias anti Covid

Si algo ha mostrado Maru Campos en éstos días de alta presión, es sentido de oportunidad y carácter templado; plantada con entereza frente a la adversidad, no deja pasar una. Imposible que no despierte simpatía social. Muchos en su lugar habrían optado por la negociación discreta o se hubiesen arrugado, pero la alcaldesa se faja y denuncia persecución política en su contra, responsabilizando directamente al gobernador Javier Corral Jurado, emanado también del PAN.

A estas alturas no tiene más alternativa que apretar los dientes, prepararse a lo que venga y seguir adelante, afloja un mínimo y la justicia corralista hace con ella pinole. ¿Alguna vez imagino usted que un gobernador del PAN pusiese su mayor empeño y utilizara las instituciones de justicia para cancelar las aspiraciones de una candidata de su propio partido? Yo jamás, se suponía que las persecuciones entre miembros de un mismo partido eran exclusivas del viejo PRI y ahora de Morena, pero no entre panistas, no al menos de la manera en que presenciamos hoy el desencuentro, en tiempo real y a todo color.

Maru citó ayer a rueda de prensa exclusivamente para denunciar la persecución en su contra, señalando con su nombre y apellido al gobernador, como responsable directo. Trágame tierra ¿Está cancelada toda oportunidad de negociación? No se, en política todo es posible, aún en momentos de crisis y desencuentros como los que presenciamos. Llegó mucho mas lejos de lo que el propio Javier Corral hubiese imaginado, supongo.

Son consecuencias de la inacción, toda la administración se la pasó asociando a Maru con César Duarte y nunca pasó de las palabras a los hechos  ¿Cómo justifica una acción ministerial de último momento, sin verse señalado como persecutor político y autor de la mayor fractura que haya vivido el PAN en tiempos electorales? Imposible, diga lo que diga sus explicaciones son huecas, desde que empalmó los tiempos electorales con los tiempos judiciales. Si es tan corrupta, por que no la detuvo antes.

No midieron bien a Maru Campos, seguramente pensaron que la doblarían en cuanto empezaran los movimientos ministeriales. Nada, en vez de esconderse o salir corriendo a pedir perdón, le dio por denunciar públicamente el acoso del que ha sido objeto en los últimos meses, complicando las acciones en su contra. Hasta allá la llevaron, no le dejaron otro camino.

Y con las pruebas presentadas ni como desmentirla, la operación de acoso político está coordinada por Carlos Olson, subsecretario general de gobierno y suplente de Gustavo Madero en el Senado de la República. Aparte de su compromiso con el equipo y la nómina, Olson tiene estímulo adicional que lo hace ideal para oficiar de sicario político; ya se vio protestando el cargo de senador. ¡Cómo descuidaron esos detalles! El operador del acoso es el suplente del adversario interno de Maru¡ Inaudito!.

Creo entender el empeño de Javier Corral en romper la unidad panista a seis meses de las elecciones, quienes lo conocen aseguran que presenta un perfil sicológico similar a los piromaniaticos que “con tal de ver arder son capaces de prender fuego a su casa”. No me canso de mencionar que su actitud vengativa obra también contra sus propios intereses; llega Morena al gobierno y Javier ve cancelado su sueño presidencialista ¿O piensa que en su caso es diferente, que aun perdiendo puede mantener vivo el anhelo de ser el gran opositor a López Obrador, por irse de diputado pluri?.

En estos momentos la candidatura del PAN se disputa en horas, no en días y el tiempo corre a favor de Maru Campos, para que la bajen a éstas alturas tendrían que generar un cisma político al interior del PAN, cuyas consecuencias son fáciles de imaginar; Morena tendría paso franco al gobierno estatal. Por eso me extrañan los santones del Partido ¿Si no sacan la cara hoy por su partido, cuando? ¿No hay nadie que dialogue con Javier y le haga entender las consecuencias de su despropósito vengativo?. En éstos momentos es imposible bajar a Maru sin altísimo costo para el PAN, sólo un necio no lo ve.

Rompeolas

Una característica que desconocíamos de Memo Márquez, es su terquedad. Ahora tenemos pruebas macizas de que no suelta el dedo del renglón, así vaya a una lucha sin objetivo claro, aparentemente. Está decidido a tirar de la dirigencia estatal del PRI a Omar Bazán y ayer recibió una noticia que lo alentó en su propósito, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria el CEN del PRI le dio la razón sobre una impugnación que presentó contra la designación de candidatos propuesta por Omar. ¿En el fondo qué planea el buen Memo? No tengo idea, pero insiste en hacerle la vida imposible a Omar e imponer de candidato a Tony Meléndez, con quien trabajó de cerca en la campaña de diputado local, en los tiempos del corrupto César Duarte. Memo dio el primer golpe, a ver de que manera reacciona Omar, pues una cosas es que la Comisión Nacional de Justicia partidaria ordene reponer un procedimiento de la burocracia política, y otra declarar inhabilitado al dirigente estatal. Cada quien su telenovela. La seguiremos de cerca.

…………………..

El mayor problema en las medidas anunciadas por el Gobierno de Javier Corral, tanto cuando se decretó el rojo como en éste segundo momento. No han sido capaces de definir el color, menos especificar las acciones, prohibiciones, permisividad de ciudadanos y comerciantes. Su confusión mental la trasladaron a las medidas restrictivas, generando desconfianza e incertidumbre entre restauranteros, vendedores ambulantes y otros giros que siguen sin saber que hacer o cómo actuar. Replantear, definir y difundir las medidas profusamente le vendría bien a Chihuahua y al mismo gobernador, al menos para que cada quien sepa a que atenerse, pues si continúan alentando la confusión sólo estimulan las criticas ciudadanas contra Javier Corral, cuya popularidad está muy disminuida y en franco descenso.