*El PRI reducido a vulgar caricatura

*Quedó en otro nanopartido familiar

*Sergio Carrillo cumple un sueño

*Fermín ¿Con el PAN o con Morena?

*Corral recicla el gabinetazo

*Alejandro Díaz, ingenuo ricachón

Cada vez que pierden una elección dicen que, ahora si, llegaron a su piso más bajo. De los 390 mil que alcanzó Serrano con todo el dinero tirado por Duarte, bajaron a 300 en la pasada elección federal. Ahí están ahora, desesperadamente asidos a una votación que se reduce drásticamente en cada nueva elección. Impotentes, ruegan a los dioses de la Revolución no bajar más.

Hijitos, el tobogán en el que se encuentran no se detendrá haciendo exactamente lo mismo que los puso ahí. Supongo que en el fondo todos saben que la caída es inevitable, lo que no saben es hasta dónde llegará “el último y definitivo piso”, pero ni estando reducidos a una vulgar caricatura del Partido que antes fueron, les da por cambiar, resetear las viejas formas y abrir los ojos a la realidad actual.

Mantienen las viejas costumbres, rencillas y mezquindades que los llevó al barranco, hoy con el agravante de que los favoritismos de familia son más obvios, pocos cargos están seguros. Se han convertido en un nanopartido familiar, vea usted: los esposos Rubén Moreira y Carolina Viggiano, van de candidatos a diputados pluris, los dos; Alejandro Moreno se apuntó primero en la lista; los hijos de dinosaurios como José Murat, padre de Alejandro, exgobernador de Oaxaca, y Emilio Gamboa Patrón, también. Pablo Gamboa Miner fue diputado del Verde y ahora su papá lo regresó al PRI, en posición de privilegio.

Si buscamos con calma en la lista completa de plurinominales, encontramos más perlitas. Aquí, en Chihuahua, Georgina Zapata, hija de Jorge Doroteo, líder septuagenario de la desarticulada CTM, quedó en la segunda posición de los candidatos pluris a diputados locales, y Omar Bazán en la primera. Si Alejandro Domínguez hubiese podido quedar en posición atractiva, también apunta su nombre. Como sólo le alcanzo para el número tres, dejó en ese lugar a uno de sus amigos.

Tenían la opción de presentar perfiles competitivos y los rechazaron por viejas mezquindades. Los ejemplos más claros son Marco Adán Quezada, a la Presidencia Municipal de Chihuahua, al que vetaron con el absurdo de que “no lo dejan pasar Reyes y Patricio. ¿Reyes y Patricio mandando en el PRI? Que se lo cuenten a un niño de kínder, por que los de primaria no se tragan la versión. Reyes no pudo poner a Fermín Ordóñez.

Otro caso es Lupita Pérez en Cuauhtémoc, en Matamoros renunciaron una centena de priistas por dedazos de último momento, en Guachochi otro prospecto bien posicionado también dejó el partido ¿Cuál es el común denominador de todos ellos? Los veremos compitiendo con las siglas de Morena.

En vez de convencerlos y animarlos a participar, la dirigencia los obliga a pasar por añosos cernideros, haciéndose la interesante como si estuviesen en los tiempos del partido hegemónico. Esos que siguen creyéndose importantes en el PRI, no aportan más que su voto, siempre que no se les olvide salir el domingo crucial, pues algunos sufren de demencia senil temprana.

Para Chihuahua postularán de candidato encuerdado por Omar Bazán, Sergio Carrillo. Buen hombre, exitoso empresario, sin negativos conocidos, pero totalmente alejado de los electores e inexperto en asuntos de campaña. A lo más se siente arropado por un ala respetable de evangélicos. No sabe en las que se metió. En Juárez la candidata es Adriana Fuentes, arropada por lo peor del duartismo. Hay que joderse con nuestros amigos del PRI, sean jóvenes, maduros o viejos, todos perdieron la capacidad de aprender maromas nuevas.

Rompeolas

Al verse rechazado por la dirigencia de su partido, Fermín Ordóñez salió corriendo para ofrecer sus cincuenta seccionales y quinientos votos al mejor postor. Está urgido de que se los compren Morena o el PAN, cualquiera es bueno. ¿O que le van a ofrecer, una candidatura a diputado sin posibilidad alguna de ganar?. Otra merma, pequeña pero merma al fin, está por materializarse. Y las que faltan, la campaña es corta pero muy intensa ¿Le gusta que Carrillo termine haciendo campaña para Morena? Pues ni lo dude.

……………….

Lo único bueno del PRI es que sus nuevos competidores, los nanopartidos, están peor. Fuerza Social por México, de Pedro Haces –dicen que de Ricardo Monreal- aceptó la oferta de un “perezacedo” como Alejandro Díaz, engañado con que puede dar “la sorpresa”. ¿En qué momento la política mexicana alcanzó tales niveles de locura? No se, pero si un ingenuo ricachón desapegado de la entidad como Díaz quiere ser gobernador por un partido inexistente, es que los niveles esquizofrénicos llegaron al tope.

…………………

En el último tramo de la administración Javier Corral no ha tenido más que reciclar su administración, para suplir a los que van dejando cargos. Para suplir a Luis Aguilar, de regreso en el Congreso, en la Secretaría de Desarrollo Social, llamó a Ramón Galindo, y a Carlos Borruel en Coesvi, nombró a Víctor Lazo. Se reducen las opciones, señal inequívoca de que el poder merma.