Minimizó EU hackeos: NYT

Ciudad de México– En septiembre de 2015, el Comité Nacional Demócrata (CND) recibió una llamada del agente especial Adrian Hakwins, del FBI, para informarles que al menos una de sus computadoras habría sido atacada por «The Dukes» (Los duques), un grupo de ciberespionaje ligado al Gobierno ruso.

Sin embargo, uno de sus técnicos, Yared Tamene, restó importancia al hecho, entre otras cosas porque, según dijo en un comunicado interno, no sabía si se trataba de una llamada real o si quien llamaba sí era un agente del FBI.

Para entonces, el FBI llevaba años tratando de repeler los ataques de «The Dukes» a los sistemas informáticos de la Casa Blanca, el Departamento de Estado y del Jefe de Gabinete, según informó The New York Times.

El del CND fue el primer intento de intrusión en el proceso electoral de 2016 y el primer ataque de esta naturaleza en Estados Unidos. Lo que comenzó como una operación para recabar información se convirtió en una estrategia para dañar a la candidata Hillary Clinton e impulsar el triunfo de Donald Trump, consideran agentes de inteligencia estadounidense.

Sin embargo, no hubo una respuesta severa contra el grupo de ciberespionaje ni contra el Gobierno que está detrás, ni por parte del FBI ni de la Administración Obama.

Como consecuencia, el grupo «The Dukes» siguió merodeando libremente por los servidores del Comité Nacional Demócrata. Mientras tanto, los atacantes expandieron el objetivo de su espionaje, para obtener información secreta también del director de campaña de Clinton, John Podesta.

Pero incluso Podesta, quien había redactado un informe sobre ciberprivacidad para el Presidente Obama, infravaloró la amenaza.

Después, siguieron una serie de filtraciones, a través de WikiLeaks, de la información obtenida por «The Dukes» de la campaña demócrata que, entre otras consecuencias, derivó en la dimisión de la congresista Debbie Wasserman, como directora del Comité Nacional Demócrata.

Aunque no hay evidencia de qué tanto afectó al resultado electoral estadounidense la intervención de los «hackers» rusos, lo que sí es cierto es que este país ha utilizado en los comicios de EU un arma de bajo costo y alto impacto, que supuestamente ya había puesto a prueba en otras elecciones europeas.