Recuperan 12 mil piezas arqueológicas de gran valor histórico y económico

MADRID. Agentes de la Policía Nacional han recuperado en la provincia de Cáceres unos 12 mil objetos arqueológicos de gran valor histórico y económico, y que cuentan con un altísimo interés científico.

La operación se ha saldado con un detenido, arqueólogo y licenciado en Geografía e Historia, que llegó a “restaurar” alguna pieza valiosa con masilla blanca y pegamento de forma improcedente.

Las piezas pertenecen a un arco cronológico que abarca más de 100 mil años de historia de la península ibérica; y entre los objetos se encuentran pizarras visigodas, fíbulas, restos de cerámicas, piezas de instrumental médico de cultura romana, miles de monedas de diferentes épocas y culturas, piezas de industria lítica, hojas de armas romanas y un revólver histórico.

La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de que una persona –que ha participado incluso en alguna prospección arqueológica– estaba en posesión de una cantidad considerable de pizarras de origen visigodo de escritura, dibujo y numerales, todas ellas procedentes de expolio y con un gran valor histórico. La particularidad de estas pizarras es que se trataba de materiales originales y que pertenecían a una época de la que se conservan escasas referencias escritas.

Tras diversas gestiones, los agentes lograron identificar y localizar a esta persona en una localidad de Cáceres. Asimismo, pudieron comprobar que, además de las pizarras visigodas de las que el detenido había publicado incluso algún artículo en revistas especializadas, este hombre poseía gran cantidad de otros objetos arqueológicos, sobre todo monedas.

Con el objetivo de recuperar las pizarras y el resto de piezas arqueológicas procedentes de expolio, agentes especializados en Patrimonio Histórico llevaron a cabo un registro en el domicilio del investigado. En ese momento fue detenida la persona investigada por su presunta implicación en delitos contra el patrimonio histórico y apropiación indebida.

Destaca una pizarra visigoda de tono rojizo, que es un documento excepcional.