*Decreto Bonilla estrujó a la IP

*¿Tomó nota el Campestre?

*Fechac le hace trabajo a Loera

*Bazán, villano favorito del PRI

*La comadrita salió respondona

El decreto de Jaime Bonilla, acaudalado y cínico gobernador de Baja California, en el que expropia el Club Campestre de Tijuana, estrujó a la Iniciativa Privada del país, dejándola con un “gulp” a media garganta. Su angustia está justificada, los desquicia la mera idea expropiatoria del chavismo venezolana tan temido en la IP mexicana, ahora exacerbado por decisiones destempladas de una elevada autoridad del nuevo régimen, que intenta materializarlas.

En la fiebre del autoritarismo populista ningún temor está de sobra: El Tlatoani sepultó un aeropuerto tirando a la basura entre 150 y 300 mil millones de pesos; con el remedo de una consulta pública también canceló una planta Cervera, en Baja conocen los detalles; por razones ideológicas atoró multimillonarios contratos en generación de energías limpias y suministros de gas. Sin contar el rosario de atropellos contra las instituciones, las guarderías, la cancelación de fideicomisos y un largo etcétera.

Unos los hizo antes de obligar a los millonarios del país a comprar boletos de avión por un millón de dólares, cada uno, mientras se reía de ellos viéndolos comer tamales y champurrado. Otros vinieron después y ahora se presentan expropiaciones de sus gobernadores, advirtiendo que apenas están empezando.

No cierra sus primeros tres años y cada día deja más claro que todo atentado contra la Iniciativa Privada es posible. ¿Recuerdan el atropello de los “exprópiese” de Hugo Chávez en Venezuela? Pues Chávez lo hizo durante el segundo mandato y sin valerse de subordinados. Lo he dicho en otras entregas, López Obrador va más rápido que Chávez, permitiendo además que subordinados regionales desplieguen atracos como el del Campestre.

Falta que lo materialice, desde luego. Pero si Bonilla actuó en coordinación con el presidente, el atropello podría quedar firme. Otra posibilidad es una provocación para calibrar su capacidad de tolerancia. Se quedan con la estaca adentro y terminan clavándoselas completa.

En lo que se refiere al Campestre chihuahuita ¿Tomaron nota socios y directivos? Deberían hacerlo, recordar el milenario consejo árabe “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”. Ay nanita, si eso hace un gobernador de medio sexenio como Bonilla, vayan imaginando lo que sufrirían aquí con Loera, uno de los acólitos más fieles del Líder Amadísimo.

Loera es de los que profesa lealtad ciega a López Obrador y se regodea presumiéndola. Es el aterrador resultado de un “retropopulista que ha militarizado el país”, como dice Roger Bartra en su libro “Restauración de lo más podrido del régimen de los años 60 y70”. Pensábamos que no, pero si había forma de estar peor que como estábamos con la corrupción del prian.

Rompeolas

Y mientras el autoritarismo se fortalece, los aspirantes a dueños de pueblo, empresarios fifís, hacen campaña al candidato de Morena. La Fechac, éste organismo que vive de la limosna pública, eligió a Juan Carlos Loera como el primer candidato a gobernador para que visite sus instalaciones, poniéndole al consejo en pleno. Hijitos, si Loera llega a gobernador, en cuanto sepa que Fechac hace caravana con dinero del erario y con esa cachucha defiende “los intereses creados de la derecha y el conservadurismo panista”, lo primero que hará es quitarles el subsidio, valiéndose de un decreto estilo Bonilla, para evitar molestias. Es que algunos simplemente no aprenden.

……………….

Omar Bazán está convertido en el villano favorito del PRI, es más, en una especie de fantasma que nadie ve pero cuyas acciones los desquician. Es malo, muy malo, lo peor de lo peor. La realidad es que le dan más valor del que realmente tiene, al responsabilizarlo de la sangría que sufre el partido. Ven su mano en los expresidentes, alcaldes activos, exdiputados, diputados, candidatos y operadores que hacen bufalada en favor de Maru Campos. Lo de Rosy Gaytán puede, quizás de tres o cuatro más también, pero ya se les olvidó cuando decían que, con tal de afianzarse en la presidencia sin oponentes, Omar se había quedado sólo con Rosy Gaytán y Ramos Becerra. Desde luego que puede estar jugando las contras, pongamos que es su naturaleza política, pero de eso a responsabilizarlo de la sangría sufrida hay un largo trecho. De todos modos Alejandro Domínguez y el PRI institucionalizado harán hasta lo imposible por quitarle la pluri. Cosa de esperar.

…………………

Respondona le salió la comadrita Brenda Ríos a María Ávila. Dicen que la hartó con variadas y floridas amenazas, hasta que decidió cortar por lo sano e interponer una demanda judicial, para lo que recurrió a uno de los abogados mejor capacitados de Chihuahua. El cuento es que Ávila no quería a Brenda de candidata a gobernador y cuando no pudo bajarla intentó condicionar la candidatura a que la colocasen a ella –a María Ávila- en el número uno de la lista pluri de diputados locales. Pues ni una ni la otra, María se quedó con las manos vacías y recurrió a su conocido lenguaje atemorizante. Le vendría bien bajarle una rayita, en ésta va cuesta arriba, pues se indispuso con el CEN pensando que el Verde chihuahuita estaba escriturado a su nombre. Si, la pareja compleja, Ávila-Gloria, difícilmente saldrán bien del desencuentro con Brenda-LeBaron. Adiós fuero, adiós dieta y adiós buscas, no todos tienen la habilidad política y capacidad marrullera de un truhan como Rubén Aguilar.