*Ejemplo de convicción y civismo

*Admirable participación ciudadana

*Proyecciones; Maru gana solvente

*Loera moral y legalmente derrotado

*Corral y AMLO, grandes perdedores

*Cruz y Bonilla la hicieron buena

*Urgente resolver casilla del Everest

Portentoso ejemplo de civismo el que ofrecieron los electores de Chihuahua. Desde temprano acudieron a las urnas en gran número y muchos, cientos de miles, soportaron con entera convicción hasta dos o tres horas el turno de su voto. Otros, por deficiencias organizativas del IEE, deambularon en varias casillas –supe de una familia que recorrió cinco antes de encontrar la suya- absolutamente dispuestos a honrar su responsabilidad ciudadana.

No tengo los datos de participación, el IEE irá proporcionándolos en las próximas horas, una vez concluidos los conteos oficiales. Pero atenido a la información ciudadana y lo que pudimos ver en redes y medios, es probable que hayamos sido testigos de una jornada con la mayor participación para una intermedia. En algunas casillas votaron después de las seis y en otras, como la del colegio Everest, las filas se alargaron por más de dos kilómetros. Mi respeto para todos esos ciudadanos.

En cuanto al resultado, no me sorprendió el triunfo de Maru Campos. Escribo sin datos oficiales, pero las proyecciones de medios con absoluta credibilidad en el país y varias encuestas de salida la declararon incuestionable ganadora. Prudente, Maru no dio cifras al proclamar su victoria a los chihuahuenses, pocos minutos después de las seis de la tarde, cuando las casillas estaban cerradas.

Y como suele suceder en nuestra democracia sin demócratas, los que pierden presentan dificultades enormes para reconocer la derrota. Juan Carlos dijo que más de tres -¿Por qué no citar específicamente cuantas y cuales?- casas de encuestas de salida le daban el triunfo, pero su declaración sonaba hueca, pues se detuvo más tiempo en recriminar supuestos gastos excesivos de su adversaria, en lugar de disfrutar “el triunfo”.

Lo más previsible es que cuando los resultados sean oficiales y los espacios para la especulación queden cancelados, Loera y Morena intentarán judicializar el proceso. Es su condición, jamás reconocen una derrota. En éste caso resulta relevante el amplio margen conseguido por Maru Campos, toda vez que la ponen arriba entre cinco y diez puntos, una ventaja muy considerable.

El proceso no ha terminado, desde luego, pero en Chihuahua tenemos una clara ganadora. Ahora lo que necesita el PAN y sabe hacerlo muy bien, es defender esa victoria. Así sea un voto con el que se gane, ese voto debe ser defendido con la mayor entereza, hay que cumplir con los miles y miles de chihuahuenses que hicieron largas filas soportando la inclemencia del sol para entregarle su confianza.

Rompeolas

El otro dato relevante es que todas las proyecciones apuntan a que Morena sufrirá una reducción sustantiva de diputados federales. Su gran meta era conservar la mayoría calificada, dos terceras partes, sin embargo ahora mismo estarían felices si logran quedarse con la mayoría simple y eso ayudados por los partidos satélites, Verde Y PT. Esta nueva realidad política, sin duda, sería un golpe devastador para las aspiraciones continuistas de López Obrador y su esbozo de dictadura populista. ¿Cómo reaccionará? Supongo que de la peor forma, siendo una persona sumamente autoritaria, su primer impulso será ganar por las malas. No lo permitamos.

………………….

El otro gran perdedor se llama Javier Corral. Tiene casi dos años en una feroz persecución contra la candidata de su partido y resulta que los chihuahuenses le dieron mayoritariamente el voto a ella, en consecuencia lo despreciaron a él. Recordemos que dos días antes de al elección, cuando ya se veía perdido, declaró que era casi imposible evitar un conflicto poselectoral, advirtiendo que la elección no terminaría en las urnas. ¿Cómo la bajarían con la amplia ventaja que tiene proyectada? Imposible, Javier Corral es ahora el hombre más solitario de Chihuahua, camino a convertirse en un paria de la política.

…………………..

En lo demás Pérez Cuéllar ganó en Juárez y Marco Bonilla en Chihuahua. En ninguno de los dos casos hubo sorpresas; en Juárez morena tiene su mayor bastión y en Chihuahua el PAN. Así estaba previsto. Falta ver cómo queda el Congreso local y cuantos de los nueve diputados federales gana Morena. Por los datos que se ha ido filtrando es muy probable que Morena también reduzca su bancada local y reduzca el número de diputados federales. Es decir el triunfo sería absoluto para la oposición en Chihuahua. Pero como digo, ésta columna se realizó sin datos oficiales, sólo con proyecciones, en consecuencia dejo para mañana el análisis más detallado.