*A gritos y pataleos ruega por la expulsión

*Todos están podridos, menos yo: Corral

*No engancharse, sería su mejor jarabe

*El secretario que llora derrota de Loera

*Issa presume que por él ganaron Delicias

*A zapes, hicieron correr a “Chu” de GyC

No sabe cuando parar, si fuese “doña” de vecindad pelearía contra las otras lavanderas, si cantinero contra todo parroquiano, si pueblerino contra la señora de la tienda, si albañil contra cada ladrillo, si comadre contra el ahijado y su familia. Como es político, carga contra sus colegas de partido, contra adversarios reales o imaginarios, contra gobernantes grandes y pequeños. Sólo en la diatriba está cómodo, es ahí donde se siente pleno, lleno de vida.

La contienda concluyó y Maru ganó por amplísimo margen, ni Loera o su partido han externado intenciones de impugnar, pero Javier Corral mantiene la narrativa de confrontación, esta vez orientando sus odios exaltados hacia el partido que todo le dio, sin el cual apenas hubiese llegado a mediano periodista fronterizo. Es inconcebible.

Después de parasitar al PAN durante treinta años, de ser beneficiado con las más burdas decisiones cupulares, de recibir cuantiosos patrocinios para sus múltiples campañas, de ser colocado en las mejores candidaturas por la vía pavimentada, muchas veces pisoteando los estatutos, se da cuenta de la influencia que la IP tiene en su partido.

¿Porqué no dijo lo mismo cuando recibió las millonarias aportaciones a sus campañas?. Entonces impostaba la voz para citar a los ideólogos históricos, el PAN era un partido perfecto. En cambio ahora que perdió la elección interna con Madero y la constitucional con Loera y Lozoya –ambos le salieron sello- todos en el PAN están podridos, menos él. Cuesta trabajo aceptar su ingratitud.

A gritos y pataleos pide que lo expulsen. No juegue con la inteligencia del chihuahuense, su cinismo e ingratitud rosan los linderos de la demencia. Está muy molestó por que un “grupúsculo de empresarios mandan en el PAN”, por que el PAN dio oxigenación “boca a boca al PRI, con tal de conseguir unos votitos”. ¿Cuándo piensa callarse y aceptar que su administración es un estruendoso fracaso, que es el gobernador peor calificado del país, que su gobierno es más caótico que el de César Duarte?.

Dan ganas de comentar que no tiene madre, pero en ese caso caeríamos en su vileza, su pusilanimidad. Lo correcto es que la candidata ganadora, la dirigencia del PAN y los empresarios dejen que siga hablando, engancharse sería un error. El mejor jarabe contra sus arrebatos de sentirse moralmente superior, como YSQ, es dejarlo que siga batiéndose sólo en sus propias excrecencias.

Si el gobernador del estado, es decir el ciudadano Javier Corral Jurado, se ha propuesta incendiar al PAN y a Chihuahua siendo que tiene la mayor responsabilidad de procurar la unidad, la respuesta sensata es ignorarlo. Tengan presente, estamos frente a un ser que observa el cuadro completo de la patología paranoica.

Rompeolas

¿Sabe usted cual de los secretarios del gabinete estatal lloró y sigue llorando la derrota de Loera? Es uno que fue fundador de Morena, que inició como segundo en Hacienda, luego tuvo un fugaz y cuestionado paso por la Fiscalía y terminó en la Secretaría de Salud, sin tener el perfil ni la menor idea del área que dirigía. Exacto, hablamos de Eduardo Fernández, quien ya se veía despachando en lugar de Fuentes Vélez, pero una montaña de votos destrozó sus planes continuistas. Es más, al interior de la dependencia tienen ubicado a cierto personal que, por órdenes de Fernández, se involucró en la campaña de Loera. O sea, no sólo se movió Fernández, también utilizó recursos humanos para emplearlos en el activismo de Loera. ¿Hablamos de peculado electoral? Es pregunta.

………………….

Jorge Issa, a quien le modificaron la ley para que pudiese despachar en la secretaría administrativa del Congreso y uno de los más activos en la compaña interna contra Maru, ahora tiene el descaro de presumir que sin él no hubiesen ganado el centro- sur del Estado. ¿Puede creerlo? El ingenuo ha presumido que fue pieza clave en los triunfos de Maru, Mario Mata y Valenciano. De plano piensa que le gente es taruga, no halla de que manera congraciarse con los nuevos empoderados. Si bien le va lo regresan a su consultorio médico en delicias, si mal le hacen cuentas por ciertos “detalles” administrativos que podrían configurar delitos. Cosa de esperar.

……………………

Jesús “chu” Velázquez regresó a Guadalupe y Calvo, enviado por Javier Corral como candidato del PAN a la Presidencia Municipal, con la promesa de que ganaría la contienda a su antiguo partido, el PRI. Su arrastre electoral era un mito, una mentira, el candidato del PRI, el que lo traía de encargo, le ganó por una diferencia de tres a uno, reduciéndolo a condición de político nano. Bueno, la zapatiza estuvo tan sabrosa que “chu” salió corriendo de Guadalupe y Calvo, mientras miraba en el retrovisor que no lo seguían los aportadores de su campaña, empresarios a los que, con mentiras, convenció de ayudarlo y ahora se sienten defraudos. Ay nanita, para que regrese, si alguna vez lo hace, pasarán décadas. De ese tamaño fue su derrota.