*Fierro llega a una Fiscalía ardiendo

*El crimen creció hasta el paroxismo

*Loera, al fin un ápice de sentido común

*Abatido, Corral paga por que lo renten

*14 mil millones ¿A quiénes pagaron?

*Se acostumbraron a vivir de fiado

*Las mañozadas de Issa y Soledad

El Congreso del Estado aprobará mañana la propuesta de Roberto Fierro para Fiscal General del Estado. Es una mera formalidad que transitará por unanimidad, a menos que algún loquito se haga el interesante, suelen darse casos. Viene desempeñando el cargo, pongámoslo así, de manera económica desde que asumió el nuevo gobierno, así que ha empezado a palpar los terrenos que pisa y, seguro, se ha percatado de que recibe una Fiscalía ardiendo.

Por la indiferencia de Corral, la ausencia de compromiso de un fiscal sin arraigo en Chihuahua, como Peniche, y un jefe de policía sospechoso de ser corrupto, el crimen creció hasta el paroxismo durante la administración pasada, especialmente en los últimos meses. Da la impresión que nuevamente los grupos se disputan las plazas, con el violento resultado que todos conocemos.

La primera obligación del fiscal Fierro será recuperar el control de la entidad, apaciguar la inquietud de los grupos y reducir los niveles de violencia. Y no hablo de combate a la impunidad, recuperación territorial, temas que deberían ser prioridad en cualquier gobierno estatal recién instalado, pero con la política de “abrazos y no balazos” impuesta por la Federación esas objetivos son a lo más simbólicos, discursivos o aspiracionales.

Al nuevo Fiscal se le debe exigir que se concentre en esa materia, la seguridad, es la prioridad social. Si la politiquería o los desplantes del vengativo perverso que acaba de irse lo distraen en los juicios contra Duarte y la corrupción, el crimen continuará irremediablemente ganando terreno, con peligro de que pronto lleguen los cobros de piso en la capital y otras ciudades consideradas “pacíficas”.

Desde luego esos casos –la corrupción duartista- deben atenderse, lo ha prometido la gobernadora por que sabe, como muchos chihuahuenses, que por ningún motivo pueden quedar impunes. Pero sería necio dedicar todos los esfuerzos institucionales únicamente a ellos, como lo hizo Corral que descuidó la seguridad y contra toda lógica dejó crecer al crimen.

La prioridad, como pinta hoy el inicio del gobierno en materia de seguridad, es evitar otra guerra de carteles en nuestras calles.

Rompeolas

Los golpes de la política lo ablandaron, parece. Estaba seguro que los programas clientelares lo colocarían en la gubernatura, de modo que le costó enorme trabajo aceptar la derrota y emprendió absurdas impugnaciones que, obviamente, terminaron en nuevos fracasos. Pero al fin Juan Carlos Loera ha mostrado cierto sentido común, al declarar en Palacio estatal que baja la bandera partidista en beneficio de la relación institucional con la gobernadora. Hay que respetar la investidura, dijo. Bien, sin embargo una cosa es decirlo y otra hacerlo, por dentro está que lo lleva el diablo, le será difícil abandonar las tentaciones de rijosidad que lo caracterizan. Pero va por buen camino.

…………………

Abatido por que llaman a otros y su teléfono sigue sin timbrar, Javier Corral entró en la primer etapa de la depresión “post poder”; negarse a la nueva realidad de res en lugar de carnicero, en la que paga por que lo renten pretendiendo hacer creer que su futuro es halagador y por tanto en cualquier momento regresa por sus fueros. Al mantener la irracional oposición contra Maru Campos intenta visualizarse para ser tomado en cuenta por el Tlatoani –manejan su nombre para la Fiscalía Anticorrupción-, sin saber que pide a gritos que le abran una carpeta de investigación, motivos hay. Quizás no empiecen con él, la cuerda se rompe por lo más delgado y varios de sus funcionarios son candidatos muy macizos a residentes temporales de San Guillermo.

…………………..

Había sospechas de que la deuda a proveedores era enorme, se decía que de 12 mil millones. No sabíamos que tanto hasta que la propia gobernadora puso la cifra en blanco y negro, cerrándola en 14 mil millones de pesos. Para dar una idea del desastre económico que dejaron las dos últimas administraciones, es pertinente recordar que Reyes Baeza entregó la deuda total en 12 mil millones de pesos. En los siguientes once años de corrupción, abusos e ineptitud tan sólo la deuda a proveedores la rebasa por dos mil millones de pesos. ¿Pues a quien pagaban? Supongo que a los proveedores amigos o prestanombres de Madero, Corral y los empresarios favoritos del régimen. La verdad es que, por lo visto, la pasaron viviendo de fiado y que el de atrás pague. Mayúscula irresponsabilidad.

……………………

Jorge Issa y Manuel Soledad se la pasaron diciendo que no había dinero en el Congreso, que la austeridad impuesta por el Ejecutivo los obligó a mil recortes y privaciones. Pero sin presupuesto y sin nada intentaron consumar mañozadas de último momento, con fantásticas autoliquidaciones. Presumiblemente los empoderados de la nueva Legislatura frustraron los abusos, pero por ganas no quedó la intentona de agandalle. Deberían buscarle y seguro encuentran, se rumora que ambos hicieron negocios apetitosos contratando cursos que nunca dieron o inflaron los precios en su beneficio ¿Será? Es una tarea para que aclare la presente Legislatura.